masdehipodromos.com
domingo 14 julio 2024



- 14/06/24
Primeras sensaciones desde Dusseldorf
Las 1000 Guineas alemanas

Desde Dusseldorf por Rodrigo García Bergareche

El 25 de Mayo de 1836 se celebró la primera carrera de caballos en Dusseldorf bajo registro oficial. Fue este el primer evento organizado por la asociación de carreras y cría de la época.

  • Precisamente, casi doscientos años después, este pasado 26 de Mayo fue el día que dio debut a lo que será un periplo por el turf alemán durante los próximos meses. Ha venido a ser una jornada escogida, ya que los cajones se abren con las 1000 Guineas alemanas, Grupo II, en su 104 edición y con una preparatoria del Derby de Hamburgo, considerada como Listed.

  • Dusseldorf se sitúa en la parte occidental del país, al pie del río Rin, en el estado de Renania del Norte-Westfalia. Su hipódromo está dentro de un gran espacio natural que limita la ciudad por el este. Para acudir a él se toma un tranvía que parte desde la estación central y que apenas tarda quince minutos en alcanzar el extrarradio, desde donde se puede ir a pie paseando o tomar otro autobús.

  • Una vez allí, como voy con tiempo, sigo una agradable pista forestal que se adentra por un bosque de arces, hayas y robles, bastante transitada a eso de las 11 de la mañana. Tras un rato, llego al destino cuando están empezando a formarse hileras de coches y empieza a palparse cierto nerviosismo, aunque el parking está aún prácticamente vacío. Desde la senda que lo recorre hasta la puerta ya puede verse un trozo de los palos y el verde reluciente de la pista, con todas sus promesas para el día.

  • El recinto no es muy grande y está bastante recogido, la entrada del parking, que no es la principal, desemboca inmediatamente en el cuarto de pesajes, comisarios y jockeys, además de la sala de prensa. Allí es dónde me dirijo, buscando información y un programa de mano.

  • Lo mejor que puede hacerse en esta situación es tratar de dar con alguien que conozca bien el lugar. Esa persona es un periodista llamado Frank que me da la bienvenida según aparezco. Casi sin haber entablado un mínimo de conversación, me pone al día de todo lo que tengo que saber. Podría decirse que antes que reportero es un verdadero entusiasta de este hipódromo, me avisa varias veces acerca la dificultad de su trazado, que debido a las ondulaciones del terreno y la estrechez de la pista tiene cierto truco. Además, apunta que suele beneficiar a los punteros. Después de un rato de charla le pregunto por su favorita en las Guineas, menciona a la esperanza alemana, Shagara, pero reconoce que siempre que acuden los ingleses terminan por ganar, dato que me apunto.

  • Finalmente acabo por salir a explorar el terreno. Si bien la primera carrera oficial data del siglo XIX, no fue hasta principios del siglo pasado, en el año 1909, cuando se inauguró el hipódromo. Éste se organiza en torno a un espacio central lleno de puestos de comida y bebida, en cuyo centro hay un kiosko como punto de información acerca de las apuestas. Allí, precisamente hay dos taquilleras de origen español que me reconocen como visitante y con un leve acento andaluz me traducen todo lo que no entiendo. Después de otra pequeña charla, pues se preguntan cómo he acabado allí, continúo hacia el paddock, justo en el extremo opuesto de la entrada por la que he accedido. Durante todo este recorrido quedaban a mi izquierda las dos tribunas y tras ellas la pista, de apenas 500 metros y a mano derecha.

  • El primer caballo de carreras que veo en Alemania se llama Good Moon y pertenece nada más y nada menos que a la cuadra de Torquator Tasso, quien un 3 de Octubre de 2021 ganaba el Arco cerrando a 72 a 1, y colocándose tercero de Alpinista y Vadeni un año después. La chaquetilla la conforman los colores de la bandera alemana, amarillo, rojo y negro, coronados con gorra negra. Es un lote corto, de cinco tras la retirada del número 2, de no ganadores sobre 2100 metros. Como mi Cicerón en el turf alemán me ha hablado de un entrenador local, Sascha Smrczeck, me decanto por su pupilo, Why Limit, que sale en taquillas a 5/1.

  • Los cajones, protagonistas unas horas más tarde (ya contaré el por qué), se sitúan a la mitad de la recta de meta, desde allí parten los potros de tres años a jugarse quien rompe el maiden de una vez. Según abordan la primera curva recuerdo el aviso acerca del trazado, pues ésta es cerradísima, dibuja un ángulo de 45º y la recorren a tumba abierta, comandados por Good Moon, que galopa algo incómodo, seguido por Why Limit. Una vez que salen de ella y se alejan, durante ciertos momentos se pierde la visión directa, ocultos por la gran cantidad de árboles que hay en la pelouse. Como ya he apuntado, el hipódromo está en una zona natural y lo único que interrumpe el bosque es el recinto. Cierra siempre el grupo un tanto descolgada la única yegua, Sweet Summer, una hija de otro de los ganadores alemanes del Arco, Waldgeist, quien le ha traspasado la capa, pues es del mismo alazán.

  • Why Limit, a pesar de perder cierto terreno en la curva final, entra en vanguardia y se postula como ganador, toda vez que Good Moon se hunde por dentro y el ataque de Icon, el 4, no es suficiente para comprometer la victoria. De hecho, tendrá que esforzarse por mantener la gemela con la rezagada de finales Sweet Summer, que cierra el trío con un gran remate.

  • Como suele ser habitual, uno acierta siempre que no pase antes por taquillas. Volviendo al edificio de la sala de prensa para ver la repetición, me doy cuenta de que el paddock de ganadores se sitúa justo a la entrada de aquel. Allí, entre caballos resoplando y mucho ajetreo de profesionales y propietarios, observo con más detenimiento la chaquetilla de Why Limit, azul celeste por entero con un cuervo negro, portada por Bayarsaikhan Ganbat. Ciertamente nada a lo que estoy acostumbrado, siendo más cercano este estilismo a las carreras norteamericanas que a las europeas.

  • La segunda de las nueve carreras que voy a ver, un verdadero festival, es otra carrera de no ganadores, de cuatro años en adelante sobre 1400 metros. Este recorrido es especialmente complicado debido a la forma de la pista. Como Ascot, traza un triángulo en el que hay tres curvas, con sus subsecuentes tres rectas. La salida parte a la mitad de la segunda recta, que rápidamente se vuelca sobre la curva más alejada de tribunas. Con mucha velocidad inicial Casall, el 4, de granate con diábolo y gorra gris, montado por Bauyrzhan Murzabayev (junto a Rene Piechulek la fusta más reconocible a nivel internacional) toma la punta decididamente y marca un paso fuerte. Saliendo de uno de los cajones más exteriores y a ese ritmo necesitará gasolina, sin embargo, la monta es medida y tras un respiro en el giro final entra en meta con fuerza suficiente para imponerse siempre muy cómodo. Hoy dan el terreno como blando, sin embargo, debe tirar más, pues llegan los jockeys al cuarto de pesaje embarrados y no remata nadie. Por su parte, ambos favoritos, Time to Soar y Geralt of Rivia, intentan comprometer al ganador, viajan al acecho los dos, marcándose uno al otro, pero no tienen en cuenta la escapada del puntero y no son capaces de disputar la victoria. Se conforman con repartirse el trío.

  • La siguiente vuelve a poner a prueba a potros de tres años no ganadores, esta vez en 1600 metros, por lo tanto, será el anticipo del recorrido de las Guineas. De nuevo presenciamos una carrera dominada por los acechadores. Shenmi sale en cabeza, perseguida por Canada, una potra cuyos colores son muy similares a los de la Yeguada Urdin-Oriya, lo único que difiere es el negro en vez de azul oscuro. Última se sitúa la 8, Elle Destina, quien contra la tendencia general se marca un remate espectacular por fuera y está a punto de cazar a la ya mencionada Canada, que lleva a Murzabayev a completar su doblete. Éste apenas tiene que activar un poco a su yegua a la entrada de la recta para sobrepasar a Shenmi, a la postre tercera, y resistir el remate final de la 8, ganando por tres cuartos de cuerpo.

  • La cuarta carrera es la mejor del programa tras las Guineas, la preparatoria del Derby del 7 de Julio sobre 2200 metros. Parte como favorito Queimados, hijo de Sea the Stars. En los prolegómenos se puede observar a los recién llegados jockeys ingleses testando la pista, entre ellos Silvestre de Sousa (brasileño asentando en Reino Unido), ganador de las 1000 Guineas inglesas y las 2000 alemanas recientemente, y la promesa emergente británica, Billy The Kid Loughnane, sobre el que ya se habló en uno de los pasados artículos de Kempton.

  • Otra vez toma protagonismo un puntero a un ritmo alocado, Stingray, al que siguen dos hermanos, ambos por Sea the Moon (cuyo padre se sobreentiende), Any Moon y Flamingo Moon. Queimados viaja siempre molesto en último lugar junto a Wintertraum, aunque en la falsa recta progresa por fuera y avanza hasta el medio del paquete. Ya en la final, de unos 400 metros largos de terreno, Queimados parece que se va a comer el mundo, no obstante, Stingray, un invitado a priori inesperado, se hace con un par de cuerpos de ventaja. La amenaza del favorito no se cumple, el terreno está pegajoso y no muestra nada. Quien sí lo hace y muy convincentemente es Wintertraum, de rojo con mangas y gorra celestes y blancas a rayas. Viajando último, presenta un cambio de ritmo rompedor por dentro y se va a ganar por tres cuerpos. Habrá que apuntarlo para el Derby porque gana como no gana nadie hoy, rematando. Lo hace tras haber buscado el hueco de forma paciente su jockey, Michal Abik, que cierra una gran monta esperando con sangre fría y sorteando caballos hasta que el suyo ve pista y se lanza con ansia a por la victoria. Al pobre Stingray lo caza Any Moon, el segundo favorito, en el poste, también exhibiendo buenas maneras después de una recta complicada.

  • La previa a la prueba grande es el primer hándicap de la tarde. A este tipo de carreras se les llama “ausgleich”, cuya traducción literal es “compensación”. Es un hándicap de categoría sobre los 2200 metros.

  • Sale como una flecha Duke’s Spirit por el exterior y toma la cabeza un suspiro antes de la primera curva, arriesgando en el movimiento Murzabayev. La grada está muy encima de la pista, de hecho, desde cierta parte de la tribuna hay puntos muertos en los que no se ve la entrada al giro, lo que ofrece una vista privilegiada debido a la perspectiva, muy perpendicular, de cómo entran y doblan. La manera en que Duke’s Spirit realiza la maniobra pone el corazón en un puño, pues casi choca con Sirjan, que va por los palos. El espíritu se va bastantes cuerpos, como si hubiera visto uno él mismo en persona, aunque ya en la recta preliminar cede su ventaja. Por el medio del paquete todo el tiempo, Moonlight Touch, de azul con uve amarilla, mangas verdes y gorra a cuadros amarillos y verdes, es sacado tranquilamente al exterior por su jockey, Eduardo Pedroza, quien abre un poco de gas y gana casi sin despeinarse a pesar del terreno, sobrepasando a Sirjan. También desde los medios, Sovereign State, compañero de viaje del ganador, eligiendo el carril interior, por lo tanto, con peores huecos, aparece para rescatar el trío. Tras este buen hándicap (o “compensatorio”), aparece en el horizonte la carrera estelar del día, las 1000 Guineas, que serán para mí el primer grupo que presencio en directo. La favorita es Darnation, visitante inglesa, que a pesar de su mala carrera en Newmarket tres semanas atrás aparece liderando los pronósticos. Baja mucho de categoría y no haría acto de presencia para nada. Luego se sitúa Shagara, que viene de ganar de forma consecutiva Grupo III y listed, este último sobre pista y distancia. La tercera aspirante es otra inglesa Queues Likely, quien ya había catado las mieles alemanas en un Grupo III en Colonia a finales de Abril.

  • Por mi parte, hago una gemela con las dos yeguas británicas para cubrirme y cargo un colocado en Geologist, también compatriota de las anteriores, pero con menos cartel, a 20/1. Mi teoría loca especulativa, teniendo en cuenta que estas carreras son bastante impredecibles porque hay poco contraste aún, es que quedó en Meydan a cinco cuerpos de una Godolphin, Dance Sequence, que, a su vez, le sacó diez cuerpos a Darnation en las Guineas. Además, batió a dos años a todas las bazas alemanas y la monta Silvestre de Sousa, por lo que hay que probar.

  • Geologist, sin embargo, sale desde uno de los dos cajones más exteriores y la fuerza mucho de Sousa para ponerla en punta, movimiento que desde el principio me da mala espina. Alcanza la cabeza entrando muy mal en la curva y recorriendo más metros que nadie. Queues Likely, sin tener que forzar tanto, se había situado antes en cabeza por la zona segura de los palos, relajada con Billy Loughnane. A su vera galopa Three Havanas, torda casi blanca. Darnation viaja marcando a esta vanguardia. Por detrás el resto del grupo, donde Shagara se muestra muy incómoda y ya es movida pronto para no perder terreno. En cola de pelotón corre Pacifica, con otra chaquetilla ilustre, la del ya nombrado Waldgeist, de naranja con uve azul oscura y gorra blanca.

  • Abordan la falsa recta remontando una colina, pues el trazado presenta varios sube y baja, ésta elevación llega a su punto máximo unos metros antes del giro a casa, que ya se hace al descenso. En estas instancias se deshincha el globo de Geologist, acabando última arrastrándose, toma el relevo Queues Likely y parece fuerte. Durante muchos metros aguanta en primera posición el desafío de Darnation, de beige con cruz de lorena azul oscuro y mangas y gorra del mismo color, que por la calle dos parece con aires ganadores, aunque no termina de doblegar a su compatriota hasta los 150 finales, yéndose después muy fácil y sacando casi tres cuerpos de ventaja en un suspiro. Three Havanas, la sorpresa local a 28/1, compromete mi gemela hasta el punto de que pienso que la he perdido, sin embargo, no llega por el pelo de un belfo. Me reporta unos humildes 11 euros que invierto en merendar y en otra apuesta recreativa en la última carrera.

  • El entrenador de Darnation, Karl Burke, completará en 45 minutos el doblete, pues gana en The Curragh con la torda Fallen Angel la clásica irlandesa.

  • Pasadas las grandes emociones, volvemos a los hándicaps. El siguiente se corre en la misma distancia, 1600 metros. Hay cuatro categorías, desde la C hasta la F, y a lo largo de las tres últimas carreras iremos descendiendo por ellas. Esta en una clase D. Volvemos a presenciar una victoria de punta a punta por parte de Nolito, de amarillo con mangas y gorra rayadas de amarillo y negro. Esta vez gana saliendo por el cajón más exterior, lo que demuestra que, si el cajón es ciertamente importante, tampoco impide que un caballo triunfe si está para ello. Para ganar rematando aquí hay que tener mucha fuerza, a pesar de que se suele correr a cuchillo, lo que en teoría beneficia a los rezagados. Stay First muestra un potente remate de finales, aunque sólo le sirve para ser cuarto. Esta circunstancia revaloriza la actuación de Wintertraum en la preparatoria del Derby. Lion Hunter y Synonymous cierran el trío.

  • Si antes decía que era la primera vez que veía una carrera de grupo en directo, lo que pasará en los próximos momentos será también algo inédito para mí.

  • A pesar de que hace calor al sol, ya han pasado varias tormentas de refilón, el aire ha cambiado y otra masa negra de nubes se cierne sobre el hipódromo. Pareciera que este evento atmosférico presagiara lo que va a suceder en la pista. Cuando los participantes del hándicap clase E sobre 2200 metros se disponen a salir, se abre el cajón del número 12, All Talk N No Do, nombre bizarro cuanto menos. Su jocketta está viva y apenas le deja galopar, vuelve a su sitio, pero, una vez más, se abre su cajón. Justo en este preciso momento empieza a descargar con violencia una tormenta, aderezada con rayos y truenos. Toda la gente que se disponía en la explanada entre las gradas y la pista vuelven corriendo a cubierto con más rapidez que los purasangres que admiran, en una migración fugaz que levanta las risas de la gente en la grada. Risas que se acaban cuando el viento racheado hace llegar la lluvia hasta allí. A todo esto, aguantando estoicamente caballos y monturas, los sacan a todos de los cajones y les ponen a dar vueltas bajo el chaparrón mientras tratan de solucionar los problemas. Llevamos ya un buen tiempo de retraso y no tiene visos de solucionarse, nadie sabe si es por la tormenta o por el problema de salida.

  • Finalmente parece que los cajones no funcionan, y, como digo, por primera vez en mi vida veo una partida a la antigua, tratan de alinearse todos lo más posible, respetando su orden de dentro a afuera y tras un intento fallido a la segunda terminan por salir. Esta vez la punta loca protagonizada por Vernatsch no llega a buen puerto. Los protagonistas son ambos favoritos viniendo desde el medio del paquete, 10 y 14, Monaigle, de granate con mangas verdes oscuras, y North Fire. Acechando, el 6, Like Me, a la entrada de la recta se pone en cabeza, sin embargo, por fuera esta vez no hay color y Monaigle se pasea. Like Me puede aguantar el remate de North Fire, que también entra en liza con el protagonista de los cajones All Talk N No Do, al que doblega en el poste por el trío. Quitando el primero vemos una apretada llegada de varios caballos peleando su opción hasta el último aliento.

  • Siempre que se está en un hipódromo el tiempo se acelera desafiando las leyes de la física. Se han esfumado seis horas de un plumazo y de repente es turno ya para la novena y última carrera.

  • Será ésta un hándicap clase F sobre 1700 metros. Cuando se da la salida ha aparecido el sol de nuevo y ascienden unos vapores tibios al ambiente. Los cajones vuelven a funcionar y ven partir a los 11 protagonistas. He echado un par de euros a ganador al caballo de más valor, Laterali, lo que en estas pruebas es sinónimo de ciertas garantías. Viene de colocarse tercero mejorando mucho su actuación previa. Paga a 15/1. Sale escapado, como viene siendo habitual, el 7, Navy Wren. Por su parte, Laterali galopa último, aunque de esto no me doy cuenta nunca, ya que debido a que lleva unos colores similares a los del 5, Power Shot, de naranja con herradura blanca, mangas negras y gorra blanca, le vengo siguiendo a él todo el recorrido. Éste viaja en el medio del paquete junto a Compulsive, atacan ambos por fuera con sendos apuntes ganadores, sobre todo el primero, al que yo sigo confundiendo y a media recta me veo con un pellizco en el bolsillo. Sólo a falta de 100 metros me doy cuenta de que estaba animando al caballo equivocado, que gana sacando medio cuerpo a su contrincante. Cierra el trío el puntero, Navy Wren, lejos, y Laterali, mostrando un remate fuerte por los palos, remonta hasta la sexta plaza a una nariz del quinto.

  • Con esta anécdota curiosa termina mi primer día de carreras en Alemania, en un hipódromo pintoresco y disfrutando de una buena jornada. Al irme, cogiendo un bus que me lleva de vuelta a la ciudad, ya se abre el próximo día en el horizonte, que será en Colonia en unas semanas. Auf Wiedersehen.










  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite

     

    Replica Balenciaga Navy Cabas Replica Chloe Pixie bag Replica Hermes Evelyne Replica Prada diagramme