masdehipodromos.com
miércoles 29 mayo 2024



- 03/04/24
MAS DE LA DUBAI WORLD CUP 2024
El Juddmonte Laurel River se impone en la prueba cumbre, mientras que los europeos Facteur Cheval y Rebel’s Romance triunfan en las dos grandes pruebas en hierba

Sección con los videos de las importantes carreras de Hong- Kong. Otras importantes del mundo y el Calendario para las próximas

por Ramiro Cibrián

La reunión de la DWC me suele dejar casi siempre sensaciones contradictorias. En la gran carrera sobre dirt, que es la que da nombre a la reunión, a veces ganan grandísimos caballos, bien norteamericanos, como por ejemplo Cigar, Curlin o Arrogate, o bien europeos de propiedad dubaití, como Singspiel, Dubai Milenium o Street Cry. A veces ocurre también que ganan caballos que no son cracks pero que están muy en forma en Dubai el último sábado de marzo. Quizás eso es lo que ha pasado este año con la victoria del seis años Laurel River (Into Mischief, 17/2). Su victoria, sin embargo, no es para rasgarse ninguna vestidura. Es un caballo que pertenece a Juddmonte, la cuadra del ya fallecido príncipe saudí Khalid Abdullah, la cual es, posiblemente, la iniciativa de carreras de caballos más exitosa de los últimos 50 años. Si tienen dudas, bastaría recordar para disiparlas los nombres de Dancing Brave, Frankel, Enable o Arrogate. Laurel River tiene por lo demás un pedigree norteamericano impecable. Su padre, Into Mischief (250.000 US$, 6,5f) es un cotizado reproductor de esprinters, y su madre es por Empire Maker, otro gran caballo de Juddmonte, ganador del Belmont Stakes (2400 metros) que ejerció como reproductor tanto en Japón como en América y que suele transmitir fondo. En resumen, Laurel River tiene el mejor propietario y un origen para dirt impecable. Eso explica que empezase su vida de carreras en 2022 en California, con Bob Baffert como entrenador. Allí corrió solamente cuatro carreras, dos a tres años y dos a cuatro, de las que ganó las tres últimas (en su debut fue segundo, y la última que ganó fue un G2 sobre 7 furlones). Fue transferido después a Dubai para ser entrenado por Bhupat Seemar. De origen indio, Bhupat heredó en la temporada 2021/22 el patio de su tío Satish Seemar y desde entonces ha estado no ya entre la élite sino en el primer puesto de los entrenadores dubaitís. Hace dos años ya ganó con Switzerland el G2 Golden Shaheen, que es el esprint en tierra sobre 1200 metros con curva, que forma parte de la reunión de la DWC y está dotado con 2 millones de US$. Este año, además de ganar la prueba cumbre Seemar también volvió a ganar el Golden Shaheen con Tuz (Oxbow, 10/1), con monta de Tadgh O’Shea.

  • O'Shea fue también el jinete de Laurel River. Es un irlandés que durante un buen lustro tuvo las segundas montas de Shadwell en Inglaterra, y luego, hace ya más de una docena de años, se trasladó a Dubai, en donde ha ganado el campeonato de jockeys en 11 ocasiones. Las carreras de Dubai no son ni las de Inglaterra ni las de California, pero ser allí entrenador campeón, como lo ha sido Seemar desde que empezó, o primer jockey 11 veces, no es ninguna pacotilla, como bien saben, entre otros, los incursores españoles que se han aventurado a ir a competir en alguna de las pruebas del Dubai Carnival. En resumen, que no solo el propietario y el origen de Laurel River eran de primera clase. Su entrenador y su jockey, también. El caballo había corrido este invierno en Dubai dos veces, primero en una carrera de reentrada a fines de enero en la que no hizo nada (fue, sobre 1400 metros, séptimo de nueve) y luego en un G3 sobre la milla el pasado 2 de marzo, que ganó. Por origen paterno y actuaciones previas era tenido por millero corto, un especialista de 1400 metros. Sus responsables decidieron sin embargo arriesgarse y se jugaron en la DWC el todo por el todo, haciendo una carrera muy rápida en cabeza desde el principio y apostando a que los rematadores no le alcanzasen. Sin ser favorito, Laurel River era un participante que cumplía previamente muchos criterios de éxito. Como dicen en Inglaterra, “he ticked a lot of boxes”. De hecho, los cumplía todos salvo el de la distancia y el de haber ganado previamente al máximo nivel. Por eso su cotización de salida fue solamente de 17/2, que es casi más la de un segundo o tercer favorito que la de un outsider.

  • Segundo y tercero en la meta, pero a más de ocho cuerpos de distancia, estuvieron los rematadores Ushba Tesoro (Orfevre, 5/1), -que con el mismo Yuga Kawada que le montó este año ya había ganado la carrera el año anterior-, y Señor Buscador (Mineshaft) con Junior Alvarado en la silla. Estos dos caballos venían de estar primero y segundo en la Saudi Cup, aunque en orden inverso. Ambos confirmaron la forma esa carrera, pero esta vez se encontraron con un contrincante que no estuvo en Riad y que no les dio más opción que disputarse el segundo puesto.

  • A veces los ganadores de la DWC son simplemente buenos caballo que tienen en Meydan su mejor día. Otras veces son, sin discusión, caballos muy buenos, con un magnífico palmarés previo, para los que el triunfo en Dubai suele ser el colofón a su vida de carreras. De hecho, es raro que los ganadores de la DWC ganen después carreras importantes. Además, para nosotros europeos el asunto sería casi irrelevante, porque estamos hablando de carreras en dirt, y de esas no hay en Europa de alto nivel. Casi ni nos enteraríamos. Si Laurel River sigue en entrenamiento, lo que dada su corta vida de carreras puede ser posible, lo normal es que corra en Estados Unidos, que es donde hay carreras en dirt importantes. A lo mejor volvemos a hablar de él en otoño, con ocasión de la Breeders’ Cup. Pero no es seguro, porque Juddmonte es también una operación de cría mayor, comparativamente mucho más importante en Europa (en donde siguen contando con Frankel, Kingman y Oasis Dream, entre otros) que en América, en donde Juddmonte solo tiene a Mandaloun, ganador del Derby de Kentucky de 2021 por descalificación del malogrado Medina Spirit. Mandaloun es, curiosamente, casi un propio hermano de Laurel River, pues la madre es también por Empire Maker.

  • La reunión de la DWC incluye dos carreras sobre turf importantes, la Dubai Turf (1800 metros) y la Sheema Classic (2400), ambas G1 dotadas respectivamente con 5 y 6 millones de dólares US. En la primera se trataba de ver si el Godolphin de los Gosden Lord North (Dubawi) podía lograr un inusitado cuarto triunfo consecutivo. No pudo, lo que no es de extrañar. Ganar un G1 es muy difícil. Hacerlo cuatro años consecutivos, una proeza. Desde que escribo crónicas, el único caso de cuatro victorias consecutivas en G1 que me viene a la mente es el del O’Brien Yeats en la Copa de Oro de Ascot, algo que se explica en parte porque el pelotón de especialistas de fondo es bastante reducido. Y entre ellos, el de los especialistas en pruebas de 4000 metros, aún más. Como las tres victorias anteriores de Lord North habían sido con Frankie Dettori en la silla Godolphin y los Gosden tuvieron el detalle de mantenerle la monta, pero ello no sirvió de mucho. Lord North pudo ser solamente octavo, a 4 ½ cuerpos del ganador. La victoria estuvo muy disputada entre el francés de Jérôme Reynier Facteur Cheval (Ribchester) y la yegua japonesa Namur (Harbinger). Ambos son cinco años y estuvieron bien llevados por jinetes que habitualmente montan en Francia, Maxime Guyon y Cristian Demuro respectivamente. Se impuso al final, por muy corta cabeza, el caballo de Reynier. Venía de estar en el podio en sus cuatro carreras anteriores, todas ellas a nivel G1, incluyendo su última, un meritorio segundo puesto en la milla del Queen Elisabeth II de Ascot el pasado octubre, detrás del Centurión Big Rock. Maxime Guyon, al igual que lo había hecho en Hong Kong con Junko el pasado diciembre, confirmó que cuando tiene un caballo apropiado sabe también ganar grandes pruebas internacionales.

  • El gran triunfo de Godolphin en la reunión llegó en la Sheema Classic vía su primera pareja, que es la que forman desde hace media docena de años Charlie Appleby y William Buick. Se impusieron con el veterano Rebel’s Romance (Dubawi) que salió de cajones 25/1, claramente alejado en cotización de los favoritos. Al igual que Facteur Cheval (pero al contrario de Laurel River) Rebel’s Romance es castrado. Escribo veterano porque tiene ya seis años y antes del sábado pasado tenía corridas 17 carreras, algunas en hierba y otras en tierra o fibra, de las que había ganado 11. Su éxito más notable se había producido en la Breeders’ Cup Turf de 2022. Aquella fue en todo caso una victoria que no tuvo luego gran continuidad, pero Rebel’s Romance llegaba ahora a Meydan con dos victorias en preparatorias fáciles: un listed sobre la fibra de Kempton Park en diciembre y un G3 en Doha el pasado 17 de febrero. Como otros ganadores de la reunión Buick hizo una carrera valiente, yendo en segundo lugar presionando al conductor, al que sobrepasó decididamente a falta de 200 metros, abriendo rápidamente hueco con los perseguidores y conservándolo hasta la meta. Registró en ella dos cuerpos de ventaja sobre otro veterano outsider, el japonés Shahryar (Deep Impact, 33/1), que remató bien con Cristian Demuro en la silla. Como en la Dubai Turf, Demuro volvió a ser buen segundo, un puesto que es amargo, pero que en estas dos pruebas de Dubai está muy bien remunerado.

  • La Sheema Classic tuvo dos favoritos ex ante, ambos cuatro años: el O’Brien Auguste Rodin (Deep Imapct, 11/8F) y la japonesa Liberty Island (Duramente, 2/1). Ambos defraudaron expectativas, aunque en distinto grado. El pupilo de O’Brien tuvo uno de sus días malos (los anteriores fueron las Guineas y el King George) en los que no es capaz de meterse en carrera. Llegó último, sin haber sido exigido por Ryan Moore, a más de 21 cuerpos del ganador. Liberty Island, con Yuga Kawada en la silla fue tercera, a un cuerpo de Shahryar y a 3 del ganador. La suya fue una carrera mucho más digna, pero en cierta medida también decepcionante porque algunos ya la habían investido sucesora de Almond Eye y Equinox, y es evidente que a ese nivel no está. Basta recordar que sus ilustres predecesores ganaron en su día sus respectivas carreras de la DWC con suma autoridad, casi con las manos bajas.

  • En otra crónica anterior mencionaba que no había visto en ninguna gran reunión internacional un despliegue de efectivos japoneses tan importante en cantidad y calidad como el que ha habido este año en la reunión de la DWC. Es una afirmación que tiene que ser matizada. Ese despliegue nipón se produjo, pero estuvo muy concentrado en las tres pruebas más importantes de la reunión, las que tienen dotaciones multimillonarias que les he comentado. A pesar de su despliegue, los caballos japoneses no ganaron ninguna de esas pruebas, pero en las tres el contingente japonés corrió bien ocupando siempre alguna de las plazas del podio. En la DWC los japoneses fueron segundo, cuarto, quinto y sexto. En la Dubai Turf, segundo, tercero y quinto. Y en la Sheema Classic, segundo, tercero, cuarto y octavo. El único triunfo nipón tuvo lugar en el UAE Derby, que fue ganado por el imbatido Forever Young (Real Steel), que con cotización de 8/11F era el favorito más jugado de la reunión. No defraudó y se impuso en su carrera con autoridad, lo que le da los puntos suficientes para poder diputar el Derby de Kentucky en Churchill Downs el primer sábado de mayo.










  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite

     

    Replica Balenciaga Navy Cabas Replica Chloe Pixie bag Replica Hermes Evelyne Replica Prada diagramme