masdehipodromos.com
viernes 1 marzo 2024



- 06/12/23
MAS DE LA JAPAN CUP 2023
EQUINOX confirmó su condición de crack y el turf japonés, su enorme mejora

Sección con el video de la Breeders’ Cup y otras importantes y actuales carreras del mundo

por Ramiro Cibrián

A los lectores que siguen el turf internacional les imagino al corriente de lo que ocurrió en la cuadragésimo tercera edición de la Japan Cup. El gran favorito, Equinox (Kitasan Black, 30/100), ganó con suma facilidad y estuvo escoltado a prudente distancia por algunos de los mejores mediofondistas japoneses de la actualidad. La representación europea, reducida a la exclusiva participación de la francesa Iresine (Manduro), con la joven y bella Marie Velon en la silla, pasó desapercibida, sin figurar en ningún momento y confirmando con su noveno puesto la cotización de 110/1 con la que había salido de cajones. Un poco mejor que la participación americana o la del hemisferio sur, ambas inexistentes. Sobre hierba y 2400 metros, que son las condiciones de la prueba, Japón y Europa están hoy en día claramente por encima de cualquier otra región del mundo, pero la Japan Cup es desde hace un par de décadas, por lo que a los ganadores respecta, un asunto exclusivamente japonés. El tema de los jockeys es distinto, porque en Japón, no solo en la Japan Cup sino en cualquier otra carrera, los jockeys occidentales son muy competitivos. Las últimas 18 ediciones de la Japan Cup han sido ganadas todas por caballos japoneses, pero en 10 de ellas han estado montados por jockeys occidentales, incluyendo la edición de este año, pues Christoffe Lemaire fue quien, como en todas sus anteriores carreras, pilotó con maestría y confianza a Equinox.

  • Procede preguntarse, por tanto, cuáles son las razones que explican la significativa mejora del nivel japonés en los últimos tiempos, tal como se pone de relieve en las competiciones internacionales. Personalmente, se me ocurren dos razones, sin perjuicio de una tercera, y de otras que pueda haber. La primera, es la gran atención a la cría, incluyendo la importación regular de algunos de los mejores sementales de Europa y de Estados Unidos. En Japón,por lo que yo he visto, los centros de residencia de sementales, llamados stallion stations, están física y administrativamente separados de las yeguadas, que son granjas exclusivamente para yeguas. Durante la época de reproducción, que algunos centros limitan del 1 de febrero al 31 de mayo, las yeguas se desplazan en camión desde su yeguada al centro del semental correspondiente, se lleva a cabo la cubrición y vuelven por el mismo método a su casa. Muchas yeguadas están contiguas a los centros de sementales, pero otras no y en algunos casos concretos, dependiendo de la cubrición que se desee, hay que hacer viajes en camión de casi mil kilómetros.

  • La bien asentada hegemonía de Japón en su carrera con mayor proyección internacional ha estado acompañada en el último lustro por magníficos resultados japoneses, tanto en la reunión de marzo de la Dubai World Cup como en las de otoño de la Breeders’ Cup y en la de Hong Kong, y no solo en carreras en hierba sino también, a veces, en las que se corren en tierra. Es evidente que, aunque el turf japonés no ha ganado aún el Arco, y quizás no lo gane en una buena temporada, su nivel general ha ido aumentando significativamente. Los caballos japoneses son hoy en día imbatibles en su casa y capaces de competir fuera exitosamente, especialmente en hipódromos que como los de Arabia o los norteamericanos, son neutrales por lo que a la confrontación Europa-Japón respecta. La BC de Santa Anita de este año, en la que con cuatro triunfos (todos en hierba) los europeos obtuvieron sus mejores resultados históricos, fue una anomalía en esa tendencia. En cualquier caso, esos buenos resultados europeos en California no eclipsan el brillante año de Equinox, iniciado el pasado marzo con una fácil victoria en la Dubai Sheema Classic y cerrado el pasado día 26 de noviembre con otra aún más fácil en la Japan Cup. En mi opinión, tanto Equinox (cuya decisión de retirarlo a la yeguada está ya tomada) como la inolvidable Almond Eye (Lord Kanaloa), tenían la clase y categoría suficiente como para haberse impuesto en el Arco. Si se preguntan ustedes por qué no corrieron, la respuesta seguramente es porque Japón es un país muy centralizado y el turf japonés no es ninguna excepción. Sus responsables no han perdido interés en el Arco, pero han decidido enviar a la carrera exclusivamente a caballos que corran bien en blando y en barro. Esto no excluye necesariamente a cracks, pero solamente a condición de que sean, además, especialistas en barro, lo que quizás es pedir demasiado. De hecho, el caballo japonés que corrió este año, Through Seven Seas (Dream Journey), fue enviado a Paris por ser un especialista en terreno blando, y no lo hizo mal. Obtuvo un meritorio cuarto puesto, y lo hubiese hecho aún mejor si, como en los cuatro años anteriores, el terreno en Longchamp hubiese estado blando o pesado, lo que afortunadamente no fue el caso.

  • En Japón la preeminencia en el mundo de las carreras de caballos tiene un nombre, y ese nombre es Yoshida. Durante décadas hubo un pater familias, el señor Zenya Yoshida, que era propietario y señor de la mejor cuadra de carreras, del mejor centro de sementales y de las mejores yeguadas. Todas estas cosas, con gran diferencia con respecto al segundo. El señor Yoshida se murió, y su imperio equino lo heredaron, cada uno con su parte de cuadra y yeguadas correspondiente, sus tres hijos, Katsumi, Haruya y Teruya. Estos se han repartidos la cuadra y las yeguadas, pero han mantenido el centro único de sementales, que se llama Shaddai Stallion Station. En el mundo de las carreras japonés Shaddai es un lugar clave tanto por los ejemplares que han residido allí como por los que hay ahora. Entre las figuras históricas destacan sobre manera el americano Sunday Silence (Halo) y su hijo Deep Impact, los cuales, mutatis mutandis, han podido representar en Japón lo que Northern Dancer, Sadler’s Wells y Galileo han sido en Europa. Naturalmente, hay otros grandes sementales, de esa misma línea o de otras parecidas, que han ejercido en Shaddai y que están ya desaparecidos. Entre los de notoriedad más reciente se pueden citar a (i) Duramente (King Kamehameha, por Kingmambo, con madre por Sunday Silence), con tres de sus hijos entre los cinco primeros de la última Japan Cup, incluyendo Liberty Island, que fue segunda y estará llamada, seguramente, a recoger el año que viene la antorcha de Equinox en las competiciones internacionales, y a (ii) Heart’s Cry (Sunday Silence) padre, entre otros, de Continuous, último ganador del St Leger.

  • Con esta tela de fondo histórica, Shaddai sigue siendo actualmente el centro de sementales más prestigioso de Japón. Sobre todo, porque en él sigue residiendo Kitasan Black, padre de Equinox, que en 2023 fue el semental más cotizado de Japón y uno de los más fértiles, con más de 240 cubriciones. Su tarifa para 2024 será de 135.000 $US, la más alta, con diferencia, de Japón. No lo es, sin embargo, en comparación con las tarifas de las estrellas de la cría europeas o americanas. Curiosamente, tras la gran crisis de la burbuja inmobiliaria de los años 90 del siglo pasado, la economía japonesa parece haberse tomado un largo reposo, y aunque el nivel de vida japonés sigue siendo muy alto, los precios de muchas cosas, incluyendo, por ejemplo, el transporte público y la alimentación, siguen siendo moderados. Además de Kitasan Black, también ejerce en Shaddai el más veterano Lord Kanaloa (King Kamahameha), padre de la citada Almond Eye. Los ya de por sí impresionantes efectivos actuales de Shaddai se verán reforzados en 2024 con la presencia de Equinox, al que está previsto rendir un último homenaje de masas en el Arima Kinen, el próximo día 24, pero ya sin competir. Hubiese podido, sin duda, seguir en entrenamiento, cosechando triunfos, pero sus responsables, como los de Ace Impact, han pensado que si siguiese en entrenamiento tendrían más que perder que de ganar y han tomado la lógica decisión de retirarle. La competición entre ambos cracks podrá tener lugar exclusivamente a través de los vástagos que en el futuro generen en las yeguadas.

  • Podría seguir hablándoles de Shaddai y de sus maravillas, pero por economía de espacio tengo que dedicar unas líneas a otro centro de sementales, del siguiente nivel al de Shaddai, pero en perspectiva internacional comparada, también de primer orden. Se trata del centro conocido como JBBA Stallion Station, con las siglas correspondiendo, más o menos, a Asociación de Criadores de Purasangre de Japón. Como la mayor parte de las instalaciones de cría japonesas está en la isla de Hokkaido, pero mucho más alejado de Sapporo que Shaddai. Entre los sementales que han ejercido históricamente allí, y que dan una idea de su importancia, figuran nombres como Grundy (ganó en 1975, con la monta de Pat Eddery, el primero de los muchos Derbies que ha presenciado Fernando Savater), Dancing Brave (Guineas, King George, Arco), o el americano Tabasco Cat, ganador en 1994 del Preakness y del Belmont Stakes.

  • Entre los efectivos actuales del JBBA están, sin que la lista sea exhaustiva, nombres como Caravaggio (Scat Daddy) y Declaration of War (War Front), ambos con la tarifa máxima del centro, que no llega a 20.000 euros. Están además de ellos, nombres bien conocidos, como Bago, (Arco), Animal Kingdom (Derby de Kentucky, Dubai World Cup) y Makfi (Guineas, Prix Jacques le Marois). A ellos se sumará en 2024 el americano Sharp Azteca, un millero gandor de G1con líneas en su pedigree que han funcionado muy bien en Japón. En resumen, un nivel muy alto, no para ser el único segundo centro de sementales de Japón, pero si uno de los segundos, pues del nivel del JBBA puede haber sin desdoro casi otra media docena. El punto a resaltar aquí es que la cría en Japón está extraordinariamente cuidada, en cantidad y calidad, y es, evidentemente, una de las claves de los éxitos japoneses.

  • La segunda que se me ocurre es la gran inversión que se ha hecho en centros de entrenamiento dedicados, independientes de los hipódromos, y con extraordinarias instalaciones, tanto en lo que se refiere a pistas, como a boxes y viviendas para entrenadores, mozos y demás trabajadores. El centro de Miho, por ejemplo, acoge regularmente a más de 1000 caballos en entrenamiento y a otras tantas personas. Dispone de cuatro pistas elípticas con diversos tipos de superficies, incluyendo hierba, fibra y dirt, además de una pista de fibra semi-longitudinal con una pendiente cuesta arriba similar a las de Newmarket. Con distancias, para una vuelta completa a la elipse, que van desde los 1600 a los 2200 metros. Miho dispone también de las últimas novedades en piscinas, enfermerías y quirófanos equinos. No es el único gran centro de entrenamiento estas características en las inmediaciones de Tokio, pues hay por lo menos otro similar al sur de la ciudad.

  • Puestos a seguir buscando razones para los éxitos de los purasangre japoneses, a la calidad y cuidado de la cría y a las importante inversiones en centros de entrenamiento hay sin duda que añadir las excelentes dotaciones de los premios, incluyendo de los grandes premios, un dato que contrasta agudamente con la crisis que ahora mismo experimentan en este aspecto muchos países europeos y en particular Inglaterra. De hecho, cuando se examinan los historiales de los caballos que compiten en los grandes premios internacionales, los japoneses están no en valor pero sí en ganancias por lo menos a la altura de los norteamericanos y siempre por delante de los europeos. Equinox, por ejemplo, se va a retirar con unas ganancias de más de 16 millones de euros y Almond Eye lo hizo habiendo ganado cerca de 14, cifras que se antojan fuera del alcance de cualquier estrella europea actual. Esta gran diferencia en las recompensas financieras es quizás otra de las razones que explican la relativa pérdida de interés del turf japonés en las grandes carreras de Europa. El prestigio de los premios europeos sigue existiendo (Arco, King George, etc.), pero si un buen caballo japonés va a ganar como máximo en su vida de carreras dos o tres G1, no es lo mismo que estos premios estén dotados con 200.000 euros al primero que con 2 millones. Actualmente en Europa, con casi exclusivamente la excepción del Arco, es mucho más la primera cantidad la que predomina que la segunda. Y eso, naturalmente, es también un factor a tener en cuenta.










  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite

     

    Replica Balenciaga Navy Cabas Replica Chloe Pixie bag Replica Hermes Evelyne Replica Prada diagramme