masdehipodromos.com
viernes 1 marzo 2024



- 26/06/23
BLUE ROSE CEN se impone con facilidad en el Diane
Dejando abierta la cuestión de hasta dónde puede llegar

por Ramiro Cibrián

Blue Rose Cen (Churchill, 16/5F), la perla de la Yeguada Centurión de Leopoldo Fernández Pujals, era una de las tres favoritas del Prix de Diane del pasado domingo en Chantilly, y fue la única que cumplió el pronóstico. Las otras dos eran la pupila de Carlos Laffón-Parias Jannah Rose (Frankel, 33/10) y la Gosden de los emires qatarís Running Lion (Roaring Lion, 56/10). Ambas defraudaron. Jannah Rose, montada por Christophe Soumillon, quedó sexta, a 9 ½ cuerpos de la ganadora y Roaring Lion fue decimoquinta y última, a más de 18 cuerpos, una vez que Oisin Murphy, su jinete, decidió bajar los brazos bastante antes de la meta. Por lo demostrado antes, las dos son seguramente mejores que lo exhibido el domingo 18 de junio, pero lo cierto es que en Chantilly, por las razones que fuesen y con un terreno oficialmente “good to soft” (pero seguramente bueno en el momento de la carrera), ambas tuvieron una actuación claramente por debajo de sus valores. En segunda línea de favoritismo detrás de ellas estaba la pensionista de André Fabre Pensée Du Jour (Camelot, 76/10) que también falló, pues quedó treceava de quince, a casi 16 cuerpos de la ganadora.

  • Mientras que el mal desempeño de la incursora inglesa Running Lion es aún un misterio que habrá en su momento que aclarar, las malas carreras de las francesas Jannah Rose y Pensée Du Jour pueden tener la misma explicación. Ambas llegaban al Diane imbatidas (lo que no era el caso de Blue Rose Cen, que fue batida dos veces a dos años, pero en carreras sin mayor importancia. De hecho, estaba imbatida desde el otoño de 2022) pero en carreras francesas corridas a la francesa, es decir, sin mucho paso y con un relativamente corto esprint final que lo decide todo, tras haber ido ambas bien tapadas durante los recorridos. Ninguna había corrido una carrera con paso de verdad. De que en el Diane 2023 lo hubiera se ocupó a conciencia Wise Girl (Recoletos, 33/1), la segunda representante de la Yeguada Centurión. Con un cajón de salida favorable, (creo recordar que era el 5), se hizo pronto con la cabeza e impuso un tren vivo, de los que no engañan. Imponer ese tren era no solo en interés de su compañera de colores, sino también en el suyo propio, pues al final quedó cuarta, a 4 ½ cuerpos de la ganadora. Blue Rose Cen, que partió del cajón 1, no tuvo problema en colocarse cerca de la conductora y viajar bien tapada por los palos. Nada más subir el duro repecho que en Chantilly termina la curva del palacio y entradas en la recta final Rose Blue Cen, y las competidoras que pudieron, lanzaron un largo esprint, en el que la hija de Churchill pronto se quedó sola. Hubo detrás de ella un primer pelotón de esprintadoras, en el que además de su compañera de cuadra estuvieron la O’Brien de Coolmore Never Ending Story (Dubawi, 16/1) que fue segunda a cuatro cuerpos (lo que se puede explicar porque en Irlanda las carreras no suelen ser a la francesa, sino que se corren de verdad desde el principio y las rematan los y las que pueden). Tercera fue otra outsider, la pupila de Francis-Henry Graffard Tasmania (Australia, 43/1), cuarta, la citada Wise Girl y quinta y última de este primer pelotón perseguidor, a 5 ½ cuerpos de la ganadora, Elusive Pricess (Martinborough, 89/10), una pupila de Jean- Pierre Dubois, que es un buen entrenador, pero con otros intereses que van más allá de las carreras en liso.

  • Tras este primer pelotón de perseguidoras llegó el gran pelotón de rezagadas, a más de 9 cuerpos, encabezado por la citada Jannah Rose, y con Pensée Du Jour y Running Lion en la cola del mismo, en los puestos mencionados. En resumen, una carrera magníficamente controlada por la Yeguada Centurión de Leopoldo Fernández Pujals, que además de la victoria logró con los segundos colores de Wise Girl un meritorio cuarto puesto. El “problema” ha surgido cuando periodistas y aficionados nos hemos puesto tras la carrera a consultar las hemerotecas y los archivos, para buscar los nombres de las potrancas que con anterioridad habían hecho el triplete “Marcel Boussac-Poule-Diane”. Y han surgido tres nombres: Allez France (1973), Zarkava (2008) y Avenir Certain (2014). Son nombres extraordinariamente importantes, que dejan con la boca abierta. Cuando la cerramos, y tras felicitar a todos los responsables de Blue Rose Cen (incluyendo muy especialmente a José Luis Martínez, que participó activamente en la preparación y el diseño del Diane de Centurión) se plantea la cuestión de cuál será el itinerario que podría seguir a partir de ahora la estrella de Centurión.

  • Y aunque, afortunada o desafortunadamente, no seamos los responsables de dar respuesta a esa pregunta, sí que podemos especular con las posibilidades, examinando brevemente lo que hicieron en su día sus compañeras de pedestal. Avenir Certain (que estaba entrenada por Jean-Claude Rouget y era copropiedad de Antonio Caro y Augustin Normand), siguió un itinerario hacia el Arco que se puede catalogar de prudente, incluso de excesivamente prudente. Su siguiente salida fue en Deauville, en el Prix de La Nonette, prueba para potrancas de tres años y 2000 metros, en el que Avenir Certain se volvió a imponer en la que sería la última victoria de su vida de carreras. De ahí fue al Arco 2014, (el segundo de los dos que ganó Trève), en el que quedó undécima de 20, a 6 ½ cuerpos de la ganadora. Se mantuvo en entrenamiento a los cuatro años, pero no volvió a pasar por ganadores. Su mejor resultado de 2015 fue quizás el segundo puesto de su última carrera, el Prix Jean Romanet corrido en Deauville sobre 2000 metros y reservado a potrancas y yeguas de 4 años en adelante. En resumen, y simplificando, Avenir Certain fue sin duda la mejor potranca francesa de su generación, ni más ni menos que eso.

  • Muy distinta es la historia de Zarkava, pupila del Aga Khan entrenada por Alain de Royer-Dupré y montada por Christophe Soumillon, que se retiró imbatida en las 7 carreras que corrió a dos y tres años.

  • Tras el Diane tuvo un buen descanso y, tras el mismo, fue al Vermeille, en el que dejó imborrable sello de su extraordinaria clase. Tras quedarse en los cajones al darse la salida (y perder una veintena de cuerpos con respecto a la cabeza del pelotón), no tuvo mayores dificultades en alcanzarlo pronto en la recta de enfrente y en despegarse con gran facilidad del mismo cuando llegó la recta final. Tuvimos la impresión de estar viendo a una superclase, y eso se confirmó tres semanas más tarde cuando sobre el mismo escenario y casi con igual facilidad se impuso en el Arco. Los itinerarios post-Diane de Avenir Certain como de Zarkava estuvieron orientados hacia el Arco. Pero mientras que para la pupila del Aga Khan resultó un objetivo totalmente realista, para la de Antonio Caro sirvió para poner de relieve unos límites que no eran tan amplios.

  • El caso de Allez France es parecido y distinto. Como Zarkava, ganó también el Arco, pero no fue el de sus tres años, sino el de sus cuatro. Paradójicamente, también tuvo el Vermeille como la prueba que siguió al Diane (en aquella época, el Vermeille estaba reservado a las tres años) pero por las razones que fuesen no corrió el Arco de 1973, que fue el de Rheingold, uno de los tres que ganó Lester Piggott. Allez France se mantuvo en entrenamiento a sus 4 años y fue entonces, en 1974, cuando ganó el Arco, además de los G1 Prix de Ganay y Prix d’Ispahan. En el caso del Arco, con una monta antológica de Yves Saint-Martin, que insistió en pilotarla a pesar de haberse roto la pierna diez días antes.

  • Para concretar y concluir, podríamos resumir diciendo que un itinerario posible para Blue Rose Cen podría consistir en descansar un par de meses para reaparecer en el Vermeille. Y dependiendo de cómo corra allí -y de como haya evolucionado su constitución física-, ir o no ir al Arco. Si la potranca sigue muy en forma, si no ha quedado agotada tras su esfuerzo en el Diane y si sus responsables quieren ser valientes y ambiciosos, entonces el programa inglés, mucho más que el de Deauville, sería el verdadero desafío. Tanto el Eclipse Stakes de principios de julio, -que supondría una confrontación con los machos, incluidos los de edad-, sobre la en principio favorable distancia de 2000 metros, como el Yorkshire Oaks, que se disputa en agosto, está abierto a las potrancas y yeguas de edad y se corre sobre los clásicos 2400 metros, serían difíciles desafíos probatorios. Sería fascinante si Blue Rose Cen corriese alguna de estas pruebas, pero como hemos apuntado, una tal participación requiere muchas respuestas positivas a muchos síes condicionantes. Seguramente, demasiadas. Si se concretase, su participación nos permitiría saber pronto e inequívocamente si estamos ante otra mejor potranca de su generación, o ante un nuevo crack, ante una nueva superclase.










  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite

     

    Replica Balenciaga Navy Cabas Replica Chloe Pixie bag Replica Hermes Evelyne Replica Prada diagramme