masdehipodromos.com
viernes 27 enero 2023



- 07/12/22
Previa Hong Kong 11-12
El interés de los europeos centrado en los 2400 del VASE

por Ramiro Cibrián

La reunión que comentamos hoy es la última de las grandes citas internacionales del año. Puestos a ser precisos, aún quedará por correrse en Japón, hacia fin de año, el importante Arima Kinen, pero se trata de un premio que en la práctica es exclusivamente japonés, sin otra internacionalidad que la de algunos jockeys occidentales afincados en Japón, que a veces hasta lo ganan (Damian Lane, Christophe Lemaire, Mirco Demuro y Olivier Peslier están entre ellos). La reunión de Hong Kong incluye en todo caso cuatro G1 abiertos a incursores extranjeros: el Sprint sobre 6 furlongs, la Milla, la Copa (que se disputa sobre 2000 metros) y el Vase, que se corre sobre los clásicos 2400. Signo quizás de los tiempos, este año ni el Sprint ni la Milla contarán con participantes europeos. La Copa tendrá como mucho uno, y en el Vase podrían llegar a cinco.

  • Desde la óptica europea, el Vase es la prueba más importante con diferencia, sobre todo en perspectiva histórica. Se empezó a celebrar en 1994 y de las 28 ediciones disputadas los caballos entrenados en Europa se han impuesto 20 veces. Las otras victorias han correspondido a Japón, (en cuatro ocasiones), a Hong Kong, (en tres), y la restante es el triunfo en 2010 del Godolphin Mastery, registrado a la sazón en los Emiratos Árabes Unidos. La presencia europea en el palmarés del Vase es tan amplia que hasta incluso hay dos propietarios españoles que lo han ganado: Enrique Sarasola, con Partipral (monta de Olivier Peslier) en la segunda edición y Javier Martínez Salmean con Doctor Dino por partida doble, en 2007 y 2008, en ambas ocasiones también con Peslier pilotando. En comparación con las europeas, las victorias japonesas son muchas menos, pero también más recientes: desde 2016 los japoneses han ganado tres de las seis ediciones disputadas, incluyendo dos de las tres últimas.

  • Como ni en el Esprint ni en la Milla hay europeos, podemos prescindir de esas pruebas. Sí que hay inscritos en ellas algunos caballos japoneses pero son tan poco conocidos para mí como los autóctonos. Se tratará en ambas carreras de asuntos bilaterales Hong Kong- Japón sobre los que no puedo decir gran cosa. En la Copa, por el contrario, entre los doce posibles participantes aparece el conocido Order Of Australia (Australia). Es un cinco años de Coolmore entrenado, -como la mayoría de los caballos del consorcio-, por Aidan O’Brien. La mayor parte de las pruebas que disputó a tres años fueron en distancias por encima de la milla, pero obtuvo su mayor éxito -su única victoria a nivel G1- cuando se impuso en la Breeders’ Cup Mile de Keeneland en el 2020. De que viaja bien, no hay dudas. Pero sorprende un poco que vaya a correr sobre 2000 metros, ya que las dos únicas victorias registradas desde su triunfo americano lo han sido ambas en los 1400 metros del G2 Romanised Minstrel Stakes del Curragh, habiéndolo ganado en años consecutivos. Como curiosidad, también ha sido segundo dos veces en la milla del Prix du Moulin de Longchamp, en 2021 detrás de Baaeed, lo que tiene su mérito. Da la impresión de que es un caballo trotamundos y muy consistente en lo que respecta a las épocas del año y los hipódromos en los que da su mejor valor. Queda la duda de si los 2000 metros de la Copa no le resultarán demasiado largos, si bien hay que señalar que a tres años tenía ganadas en Irlanda, en distancias por encima de la milla, un par de carreras menores.

  • En todo caso Order Of Australia no es ni mucho menos favorito. Cotiza alrededor de 16/1. El favorito es el cuatro años local Romantic Warrior, un hijo de Acclamation nacido en Irlanda pero establecido en Sha Tin, en donde viene de ganar sus tres últimas carreras sobre la misma distancia de la Copa, lo que hace que su cotización sea solo de 2/1. Los otros diez posibles participantes son caballos entrenados en Hong Kong o Japón. Algunos son moderadamente conocidos, como por ejemplo, el también cinco años Russian Emperor (Galileo, 25/1), un caballo que estuvo entrenado por O’Brien pero que, tras correr discretamente el Derby de 2020, fue vendido a propietarios de Hong Kong, en donde ha tenido una prolífica trayectoria que incluye un par de victorias a nivel G1. Está también el buen japonés Panthalassa (Lord Kanaloa, 5/1), al que se le puede recordar por haber empatado con Lord North el pasado marzo sobre los 1800 metros de la Dubai Turf y que viene de ser segundo en el prestigioso Tenno Sho de Otoño. La representación japonesa es nutrida pues que incluye también a Lei Pappale (Deep Impact, 10/1), al segundo favorito Jack D’Or (Maurice, 3/1) y a Geoglyph (Drefong, 14/1) que, sin embargo, no vienen de correr recientemente tan bien como Panthalassa.

  • En el Hong Kong Vase sí hay representación europea y, por lo menos por lo que a los preparadores respecta, de la más selecta. Está inscrito el tres años de O’Brien Stone Age (Galileo) que, tras ganar en primavera la preparatoria del Derby de Leopardstown y haber corrido luego discretamente (pero no mal, siempre entre los seis primeros) una serie de carreras importantes (se extendieron desde el Derby al Champion Stakes), obtuvo un meritorio segundo puesto en la Breeders’ Cup Turf. Es actualmente segundo favorito del Vase, con cotización de 5/1. Otro posible participante europeo será el cuatro años de Godolphin Botanik (Golden Horn, 15/1). Está entrenado por André Fabre y corrió mal en su última salida, el G2 Prix Dollar de la reunión del Arco (quedó décimo de doce), pero venía de ganar sus tres anteriores, incluyendo el G2 Grand Prix de Deauville. Otro posible participante europeo es el cuatro años alemán Mendozino (Adlerflug) al que conocemos por haber derrotado a Torquator Tasso en el Grosser Preis von Baden, antes de correr mal en el Arco, en el que solo pudo quedar decimosegundo.

  • El favorito, con cotización de 27/10, es el siete años japonés Glory Vase (Deep Impact). Es un buen caballo, pero ya bastante mayor, cuyo triunfo más importante es precisamente el que obtuvo en esta prueba el año pasado. Sus responsables lo cuidan mucho, en el sentido de que corre ya pocas carreras que están, además, suficientemente espaciadas. El año pasado corrió solamente cuatro y este año lleva dos, en las que no lo ha hecho bien (fue octavo en la Sheema Classic de Dubai en marzo, y sexto en un G2 en Japón en agosto). Pero es posible que toda su preparación haya estado encaminada a esta carrera del Vase, con la que seguramente se despedirá de las pistas. Esa suposición es la que puede estar detrás de su favoritismo, más que su forma reciente. Otros posibles participantes europeos podrían ser el cuatro años entrenado por Mikel Delzangles Bubble Gift (Nathaniel), que quedó décimo séptimo de 18 en el Arco, pero que trataría de mejorar su actuación a favor de un terreno mejor que el que hubo en Longchamp y el también O’Brien Broome (Australia), que ha corrido mucho (pero siempre entre discreto y mal) desde su victoria en el G2 Hardwick Stakes del pasado Royal Ascot. Tercer favorito del Vase (55/10), detrás de Stone Age, es la cinco años japonesa Win Marilyn (Screen Hero) interés de los europeos que viene de ser segunda en la prestigiosa Queen Elisabeth II Cup, carrera japonesa de G1 par yeguas y potranca que se disputó el pasado 13 de noviembre y cuarto favorito es el local Senor Toba (Toronado, 65/10), que fue tercero el pasado 20 de noviembre en un G2 disputado en Sha Tin.

  • Esto es básicamente lo que les puedo contar a día de hoy, cuando aún no se conocen las montas, pero para las que no debería de haber sorpresas. Por lo que respecta a los europeos, podemos suponer que a Stone Age le montará seguramente Ryan Moore, y a Botanik Mickael Barzalona, que es quien tiene las primeras montas de Godolphin con André Fabre en Francia. Mendozino ha estado casi siempre montado por Rene Piechulek y posiblemente esa buena tradición continuará. Me gustaría, para terminar, que la lectura de esta última previa de 2022, escrita mientras la selección caía en el Mundial, les haya distraído y ayudado en lo posible a olvidarse, al menos durante un pequeño rato, de penas deportivas recientes. Como he mencionado, todos los participantes en la reunión de Hong Kong, incluidos los europeos, son bastante discretos. Pero por lo menos en el Vase existe una gran tradición de victorias europeas, y a veces la tradición ayuda. Lo veremos este próximo domingo.










  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite