masdehipodromos.com
miércoles 26 febrero 2020



Gran Bretaña - 26/08/04
OWEN, un FICHAJE INTELIGENTE
El jugador de la selección inglesa de fútbol recientemente fichado por el Real Madrid rechazó una oferta de Coolmore

Por CFGD

No, no crean que se han equivocado de Web. O que se nos ha ido tanto la pinza como para pasar, sin solución de continuidad, de comentar carreras de purasangres ingleses -o asuntos con ellas relacionadas- al ámbito futbolístico. Recogemos simplemente una noticia que publicaba días atrás el diario especializado “The Racing Post”, en la que se aseguraba que Coolmore se había dirigido a Michael Owen -delantero centro de la selección inglesa de fútbol recientemente fichado por el Real Madrid y conocido aficionado al turf-, para ofrecerle la mitad de un caballo de carreras que correría bajo los colores del futbolista.

  • Al parecer, esta iniciativa –muy similar a la que la multinacional irlandesa propondría a Alex Ferguson un par de años más tarde- data de 1998, justo después de que Owen causara impacto en el campeonato del mundo, fecha en la que el jugador era poco más que un niño. Pero, eso sí, un niño listo porque, tras consultar con su agente sobre la conveniencia de aceptar o no el trato, decidiría rechazarlo “por miedo a ser enredado”.

  • La propuesta consistía en crear una sociedad Coolmore-Owen en la que, al cincuenta por ciento pero portando los colores del jugador, correrían un caballo proporcionado por los de Magnier, sin costo alguno para el entonces jugador del Liverpool, pero con la posibilidad de obtener la mitad de las ganancias que se derivaran de las actuaciones del animal. Un “do ut des” –decían los gaélicos- en el que ellos disfrutaban de una excelente publicidad y el futbolero de la diversión y la vanidad de ser co-propietario de un caballo de carreras.

  • El correr del tiempo –máxima fuente de sabiduría- no haría sino dar la razón a la negativa del jugador porque, un par de años después, Sir Alex Ferguson –mucho más maduro y experimentado que Michael Owen, pero mucho más ingenuo- aceptaba idéntica propuesta, con la buena fortuna de que el elemento objeto de la co-propiedad no era otro que un Rock of Gibraltar que un par de años más tarde superaría el record de victorias consecutivas en pruebas de Grupo 1. Una buena fortuna relativa, cierto, porque, tras un año de estabulación del caballo en funciones reproductoras, Ferguson reclamaba a Magnier su parte en los pingües beneficios que el caballo había generado en dicha actividad, negándose el gran boss de Ballydoyle a reconocerle el derecho a cantidad alguna derivada de la condición de semental del caballo. Esta controversia daría lugar en los últimos meses del pasado año y primeros de éste a un conflicto de regulares proporciones que sería llevado por un Ferguson enfurecido a los Tribunales de Justicia ordinarios y que causaría graves trastornos, tanto en el ámbito del turf como en el del balompié, a punto de constituir un problema de orden público. Al más puro estilo del Chicago años treinta, Magnier –que ya tenía un importante paquete de acciones del Manchester United-, se las arreglaría para comprar las necesarias como para contar con una mayoría decisoria en el club de fútbol para, desde esa posición prepotente, despojar a Ferguson del puesto de preparador-manager en el que permanecía desde hacía casi veinte años. Tal postura de fuerza obtenía respuesta inmediata y escasamente pacífica por parte de la afición del United, organizándose manifestaciones y concentraciones multitudinarias de protesta que los hulligans rojos llevarían a las puertas de los hipódromos, amenazando con boicotear el famoso meeting de Cheltenham si mandaban a Ferguson al paro, sin descartar pasar a una acción más resolutiva si fuera necesario. La cosa alcanzó tales proporciones que, muy probablemente –aunque no nos consta- las autoridades gubernativas o cualquier otro estamento de altura de Inglaterra instarían a las partes a que llegaran a un acuerdo inmediato, de cara a evitar males mayores, acuerdo que se produjo, dejando zanjado el problema.

  • Ignoramos si, desde el punto de vista futbolístico, el Real Madrid ha realizado un fichaje inteligente pero queda claro que el jugador contratado sí goza de no poca capacidad de raciocinio y –dada su nacionalidad- de un sentido del humor paradigmático, como se deduce de sus palabras: “gracias a los consejos de mi agente, he ahorrado una fortuna en costos de abogados y tribunales”.








  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite