masdehipodromos.com
martes 18 febrero 2020



Gran Bretaña - 28/07/03
ABRUMA ALAMSHAR en el KING GEORGE
Reivindica a sus hermanos de generación mandando “a volar” a los mejores “viejos” de Europa

Más noticias relacionadas con esta carrera

Por CFGD

Llegó por fin el agua a Inglaterra y –lo que aquí más nos importa- a Ascot, escenario el pasado sábado del G1 King George VI and Queen Elizabeth Diamond Stakes, permitiendo que la pista se suavizara sin llegar a estar blanda, en calificación oficial de “terreno bueno”. Cerca de cuarenta mil almas se encontraban “in situ”, expectantes ante lo que se preveía un enorme acontecimiento turfístico.

  • El estado de la pista iba, sin embargo, a jugar como argumento con el que salvar la cara del fracaso o con el que hacer mutis por el foro, actitud adoptada por los responsables de INDIAN CREEK y de MAGISTRETTI, sin ambages en el caso del primero, bajo el disfraz de “certificado veterinario” el segundo, que dejaban el campo en doce en vez de los catorce previstos partants.

  • Conduce el pelotón el pacemaker de NAYEF, IZDIHAM, con ALAMSHAR, el propio NAYEF y LEADERSHIP en puestos prominentes, mientras que MILLENARY, WARRSAN, SULAMANI, KRIS KIN y GRANDERA circulan en retaguardia y FALBRAV, en sorprendente táctica, es llevado en el extremo opuesto de la pista, cerca de los árboles, completamente en solitario. El tren marcado por los segundos colores de Don Hamdan no es selectivo, en ningún modo el que cabría esperar de un Grupo 1 de esta entidad en el que diez de los doce participantes conocen las mieles del triunfo en la máxima categoría, el mejor campo posible que pudiera darse en Europa en el momento actual. Faltando unos 800 metros para el poste de llegada, FALBRAV decide volver al redil, colocándose en una cuarta plaza idónea para presentar batalla. Al iniciarse la recta de la verdad, la guerra se declara, siendo ALAMSHAR el que primero dispara, pegando un tirón muy serio que le lleva a la cabeza abriendo un hueco entre él y el resto de combatientes de casi cinco cuerpos, mientras SULAMANI, al que Dettori había ido adelantando poco a poco, trata de irse a por el conductor tomando la calle de los palos y FALBRAV ataca, sin que ninguno de ellos tengan los necesarios recursos como para representar un peligro cierto para el del Aga Khan que, pese a pararse algo a cien metros de la meta –por curiosidad, distracción y soledad-, conserva suficiente ventaja como para sacar tres cuerpos y medio a SULAMANI que, sin brillo alguno, mantiene dos de ventaja sobre el ganador del Derby, KRIS KIN –traído de finales desde una posición casi imposible-, que termina tercero, medio cuerpo delante de BOLLIN ERIC.

  • Vean: que si el terreno estaba demasiado blando –NAYEF, FALBRAV, LEADERSHIP, GRANDERA-, que si el tren no había sido selectivo –SULAMANI, WARRSAN-, han constituido los supremos argumentos que esgrimían los entrenadores en defensa de sus pupilos. Todo excusas, manifestaciones de impotencia, pues nada hay que oponer a la contundente y seria victoria de ALAMSHAR, obtenida en buena lid y expresiva de un hecho incontrovertible: era el mejor del lote y punto final.

  • Hemos pues de comernos nuestras propias palabras, las que envolvían la tesis ampliamente demostrada hasta la fecha de que los tres años son unos arres de aúpa. ALAMSHAR se encargaba de ruborizar nuestra pluma, dirigida por apreciaciones erróneas respecto a la calidad intergeneracional, apreciaciones que también KRIS KIN contribuía –con su tercera plaza- a tirar por el piso, retornándonos a la dura realidad del filósofo: “sólo se que no se nada” que los turfistas apostillarían con un “y de caballos, menos”.

  • Entre las múltiples declaraciones escuchadas y leídas tras la carrera, hay una que creo merece ser destacada por lo que de expresiva tiene en cuanto a la trayectoria de ALAMSHAR: Johnny Murtagh: “Epsom le ha hecho un hombre”. Fantástica sentencia clarificadora del proceso de constante e imparable mejoría que, desde el Derby, el pequeño ALAMSHAR atraviesa y que le llevaba ayer a alcanzar uno de los más altos valores de los logrados en la última década por los laureados de esta carrera: 131, una cifra que puede aún aumentar, en opinión del handicaper decano del BHB y que coloca al del Aga Khan en un status de super estrella que pocos pueden alcanzar.

  • ¡Vaya añito que lleva Su Alteza! Propietario-criador de dos de los mejores potros del mundo, se está llevando crudos los premios de mayor enjundia, sin que la temporada haya aún finalizado. Este King George –el segundo de su vida, 22 años después del de Shergar- le habrá seguramente servido de lenitivo del susto que padeciera cuatro días antes del evento cuando, mientras hacía footing por Chantilly, fue asaltado por unos bárbaros armados con bates de béisbol y spray de gas a los que hacía frente, sin que la cosa pasara a mayores, limitándose los mal nacidos a llevarse su automóvil -que horas más tarde los gendarmes encontrarían calcinado- pero sin sufrir en su persona otros perjuicios que algunos golpes y cortes que los servicios sanitarios diagnosticaron leves.

  • Gran entusiasmo pues del clan Aga Khan IRE, encabezado por él mismo y sostenido por el gran Oxx, al que aún parecía imposible que su pupilo hubiera ganado en la forma que lo hizo carrera tan competitiva como la presente edición del King George. Gloria especial al fisio y al quiropráctico –creo que es hembra- de Su Alteza, artífices invaluables de que la espalda del campeón no sea causa directa de un rendimiento que el dolor sin duda minoraría. Sobre inmediatos proyectos sólo una cosa queda clara: ALAMSHAR será de la partida el próximo 6 de septiembre en el Champion IRE, sobre 2000 metros, distancia perfectamente idónea para el campeón –en palabras de Oxx- que ha demostrado contar con la velocidad requerida para ese tipo de recorrido. Del Arco y de la consiguiente posible nueva confrontación con su compañero de colores, DALAKHANI, no hay nada de nada. Para los bookies, si: ofrecen dos a uno por su victoria en la magna prueba francesa.

  • SULAMANI fue el mejor de los restantes, lo que es como no decir nada. Mucho más en forma que en Saint Cloud y con un terreno perfecto para su gusto, no remató como sabe y puede, carente del lustre eléctrico que su punta de velocidad ha ofrecido en otras ocasiones. Cierto que el tren no le convino y cierto también que, a mi juicio, no tenía encima al Dettori de los grandes días, a ese Dettori imaginativo, inspirado y genial capaz de cualquier imposible y sí al Dettori de esta temporada que –cual clon de su cuadra- parece flotar en un vacío indefinido, anodino y vulgar.

  • Y como un relámpago: muy buena la actuación de KRIS KIN –con un recorrido poco favorable-, así como la de BOLLIN ERIC, al que falta algo de clase para ocupar mejores lugares. VICTORY MOON no repite el Eclipse y, al parecer, está harto de viajar y entrenar, por lo que va a disfrutar de un descanso merecido. En óptima forma FALBRAV, dicen en su entorno que perjudicado por el terreno en los últimos 800 –cuando se unió al grupo- ya que la táctica de circular en el lado de los árboles obedecía a que por allí el terreno estaba mucho más rápido, aunque personalmente crea que no sólo el terreno estaba en su contra, sino también la distancia porque su fuerte galope sólo se venía realmente abajo a falta de 200 metros. A pesar de todo corrió muy bien. Los de NAYEF echan la culpa al empedrado, al estado del terreno, vamos, que estaba justo como no querían: blando total o seco completamente le habrían convenido pero el “entre Pinto y Valdemoro” que dicen era la pista de Ascot el sábado, ese no, ese perjudicaba notablemente a su pupilo. Confieso no entender nada. Ni terreno ni otras excusas pueden encubrir: a) que no le va bien la distancia y b) que no tiene la suficiente velocidad. Lo demás, pura palabrería.

  • Nada tenían que hacer los restantes y nada hicieron, destacando –en lo negativo- los dos últimos lugares que ocupaban los Godolphin GRANDERA y LEADERSHIP. El primero, alcanzando el más alto grado de delirio de su carrera con esos blinkers de ciego que le endosaron y que sirvieron para que se mostrara aún menos proclive a colaborar, mientras que el súbito parón del segundo hace más bien pensar en alguna causa de orden físico.

  • Dicen los que saben que la segunda vez que un caballo lleva blinkers, reduce su rendimiento: justo lo que hizo MILLENARY, poco inclinado a contribuir a que Pat obtuviera su último Grupo 1.








  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite