masdehipodromos.com
miércoles 18 septiembre 2019



Australia - 14/04/03
POLAR SUCCESS: UN CUENTO DE HADAS
Los modestos protagonizaban la carrera “de oro” de la generación precoz australiana.

Más noticias relacionadas con esta carrera

CFGD

La carrera estrella del Carnaval de Rosehill Gardens, la que le da nombre, era el Grupo 1 AAMI Golden Slipper, la carrera de “oro” de la generación precoz en Australia.

  • A la retirada ya anunciada de HANDSOME RANSOM, se unía en los momentos anteriores a la prueba la de BELLA CORONA, quedando pues el lote reducido a trece partants. Sucintamente digamos que pocas son las vicisitudes dignas de ser narradas de este Golden Slipper que discurrió por cauces de absoluta normalidad en su recorrido. Nada más largar, desde el cajón número catorce que en el sorteo le había correspondido, Danny Beasley exige un esfuerzo a su montura, POLAR SUCCESS, hasta colocarla justo detrás de los conductores. Así circulan cómodamente hasta que, a la salida de la curva, faltando 250 metros para la meta, Beasley toma la cabeza, posición que no pueden arrebatarle ni HOW FUNNY ni HASNA, que terminan segunda y tercera a un cuerpo y corto cuello respectivamente.

  • Puede que las circunstancias que envuelven el sonado triunfo de POLAR SUCCESS obliguen a reconsiderar inamovibles principios a los escépticos que no crean en la existencia de las hadas o de cualesquiera otras magnéticas fuerzas que se alíen en favor de los actores modestos del turf.

    Graeme Rogerson

  • Vean: el pasado año, un tal Graeme Rogerson -modesto entrenador tasmanio-, que no tenía pensado acudir a las subastas de yearlings de la compañía Magic Millions (porque nada tenía que adquirir), recibe de Gerry Harvey –uno de los propietarios de la empresa de subastas- un billete de avión y una invitación para las ventas. (Entre paréntesis, ¡Vaya marketing!). Ante tal deferencia, Rogerson se sintió obligado no sólo a viajar, sino a comprar algún yearling, cosa complicada a la vista del nivel de las subastas y de los medios modestos de que disponía. Sin embargo, los espíritus benéficos ya habían tomado cartas en el asunto y una potra por Success Express y Patou por Covetus, pasaba a engrosar sus efectivos al módico costo de AU$32.000. Pero evidentemente, por modesto que fuera el precio de compra, a Rogerson le parecía una fortuna, por lo que precisaba encontrar un propietario que se hiciera cargo de la yearling. Acude pues a Dean Watt, un profesional en organizar sindicatos de propietarios –actividad muy usual en esas latitudes-, que logra los fondos necesarios para enjugar el precio de remate y el mantenimiento del animal durante un año, vendiendo las acciones a AU$7.000 a un heterogéneo grupo de personas de toda la geografía australiana –que no es poco decir-, entre las que se encuentran un paisajista, un minero y un político retirado, por citar algunos ejemplos.

  • El jueves anterior a la carrera, el sorteo parece esquivar a tan humilde elenco, al corresponder a POLAR SUCCESS el desfavorable cajón número catorce, lo que genera un irónico comentario de Rogerson que ahora se revela profético: “Si la potra ganara con este número de salida, sería la mejor dos años del país”. Dicho y hecho. POLAR SUCCESS otorgaba a Rogerson el galardón de ser el primer entrenador con licencia neocelandesa capaz de ganar la más importante carrera de dos años de Australia, el mítico Golden Slipper.

  • Tras la carrera, el recinto del peso de Rosehill se llenaba de ruidosos y alegres propietarios que no podían creer aún lo que estaban viviendo. En tan sólo un año, con tan módica inversión, eran los dueños de una potra que les había embolsado AU$2.100.000, alcanzando un elevado valor. Yo no creo en ellas pero…”haberlas….”

    Para localizar otras direcciones relacionadas con las carreras más importantes de la semana, pulsar aquí.









  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite