masdehipodromos.com
jueves 27 febrero 2020



GB - 01/08/02
ROCK OF GIBRALTAR, como MILL REEF
Al ganar en el SUSSEX su sexto Grupo 1 consecutivo, iguala 30 años después el record del legendario caballo de Paul Mellon

Por CFGD

Goodwood es punto y aparte. Dicen que es el más bello hipódromo del mundo. No lo sé. Sí conozco, sin embargo, que se trata de un caso extraordinario: en los tiempos que corren es improbable encontrar que una finca de las dimensiones de Goodwood –dónde el hipódromo no es sino una gota de agua en el océano-, emplazada tan idealmente como ésta, continúe en las mismas manos, caigan los siglos que caigan.

  • Lo habitual suele ser que las herencias se disgreguen. El que recibe un bien de sus ancestros lo vende y lo trueca por comodidades y placeres más al uso, no suele cargar con propiedades vetustas que chupan dinero como arena para atender su mantenimiento. El que más y el que menos, convierte los cuadros de Stubbs, los de Tintoretto o las fantásticas porcelanas de Sèvres en moneda de curso legal, en Ferraris y barquichuelos. Parcela la heredada propiedad a fabulosos precios, para que urbanizaciones adocenadas asolen el entorno y bípedos estultos se cepillen bosques de centenarios robles. Los actuales Duques de Richmond, afortunados herederos de tal hacienda, se mantienen firmes y conservan todo, todo lo que les transmitieron sus ancestros. Eso sí, con la imaginación en ristre, tratan de extraer del lugar los máximos dividendos en forma de competiciones deportivas de todo jaez, desde golf hasta automovilismo, pasando –desde luego- por las gloriosas carreras de caballos. Sobre turf, les recuerdo.

  • Y en marco tan bello, en plena bahía de Chichester –para que de todo lo excelso que la naturaleza ha creado nada falte en ese predio- comenzaba el Martes 30 el “Glorious Goodwood”, un meeting tan excepcional como el escenario en que tiene lugar. Y en este año de gracia, un Glorious Goodwood bicentenario, para cuya conmemoración se ha dedicado una de las carreras –el King George-, se han editado libros gloriosos y se ha restablecido el Baile, un Baile selecto, recuerdos de pretéritos boatos, exclusivo –eso sí- para los “members”.

  • La crónica social no es lo nuestro, por mucho que, en ocasiones, haya una debido narrar lo complejo de ciertos sombreros, los exquisitos masculinos atuendos o la magia circense que los ciudadanos británicos adquieren, a través del tiempo, para sostenerse en dos patas, sin morder el polvo, logrando que tan sólo un leve balanceo permita sospechar que el consumo de espirituosos y –por lo general- dorados líquidos haya sobrepasado los razonables límites. Lo nuestro es el turf. Y obligado resulta empezar este recorrido por el Glorious Goodwood 2002 con el primer Grupo 1: el Sussex Stakes.

  • Sobre la milla, primera intergeneracional de este nivel en tal distancia, el Grupo 1 Sussex Stakes suele tener muchos aspirantes, pero en esta ocasión reunía un lote mísero. Cinco partants –dos de ellos de O´Brien- conformaban un campo en el que destacaba la presencia de ROCK OF GIBRALTAR que aspiraba a igualar un record que Mill Reef ostenta treinta años ha: vencer en seis Grupos 1 de forma consecutiva. Acompañaban al tres años los dos viejos que el año pasado hicieron la gemela: NOVERRE y NO EXCUSE NEEDED. Como excepción, la liebre de O´Brien sale a toda mecha para cumplir su función, con NOVERRE en segunda posición, el sprinter REEL BULLY tercero delante de ROCK OF GIBRALTAR, cerrando el de Stoute que pierde cuerpos a ojos vista. REEL BULLY adelanta posiciones y se iguala con SAHARA DESERT para, cuando éste desaparece, tomar la cabeza y tratar de jugar su baza, que no es sino poner la mayor cantidad posible de tierra de por medio para resistir el ataque final de los buenos. De modo que, pasada la última curva, Dettori comienza a mover a su montura presentando su seria candidatura a REEL BULLY al que se ve superará sin problemas. Como si un motor en vez de corazón, músculos y sangre caliente tuviera, ROCK OF GIBRALTAR sigue al de Godolphin, con suavidad de seda y a su grupa se queda. Dettori despliega todo el velamen que le restaba y marcha hacia la meta pero el de Ferguson, en tercera, le pasa como si de un segunda parte se tratara y, con las manos bajas, gana por dos cuerpos. De haberse premiado la mayor distancia en la meta que un caballo pueda sacar a otro, no dudo que el O´Brien hubiera podido sacar a todos una recta.

  • Decían el pasado año que NOVERRE era el mejor miler. Dicen este que NOVERRE no está en su mejor momento (aún no ha ganado en la temporada), que REEL BULLY no es nadie y que la lluvia caída la noche precedente había perjudicado a NO EXCUSE NEEDED. Todo babosadas, tarugadas y pamplinas. Ganas de marear una perdiz más lista que un halcón. Ganas de hundir a la estrella. Ni modo. ROCK OF GIBRALTAR (IRE) fue superior el día de San Ignacio a lo que le pusieron delante e igualmente habría batido a cualquiera de los restantes milers conocidos que no estuvieron en el día, hora y lugar precisos. Y diré aún más: habría batido a algunos –o muchos- milers legendarios. Nada tiene que envidar a quien sea. Ya con motivo de su carrera en el nuevo Gran Criterium francés, celebrado con ocasión del meeting del Arco, se dijo que el lote era paupérrimo –y lo era- y que el ingente fango de la superficie había ayudado al de O´Brien. Ni fango ni gaitas. Anda que estremece y, precisamente en ese Criterium, a quién esto escribe dejó con la boca abierta pues por muy malo que fuera el lote, la aceleración que mostrara no fue una fantasía, sino un hecho incuestionable. Muy, muy, muy, muy bueno es este ROCK OF GIBRALTAR.

  • A todo lo anterior cabe añadir que el potro estaba –en palabras de O´Brien- algo gordo porque reaparecía tras un ligero descanso y que nadie sabe si no estará incubando el maldito virus que padece Ballydoyle en pleno y que está provocando retiradas en masa de sus equinos, afectados casi todos por inoportuna tos. Es obvio que en los análisis de sangre efectuados sobre ROCK OF GIBRALTAR no existía indicio alguno del virus, pero no es descartable que el animal pudiera incubarlo, al tiempo en que desarrollaba performance tan brutal. Su futuro inmediato, de seguir todo en orden, pasa por York, dónde está matriculado, tanto en los 2000 metros del Juddmonte como en los 1000 del Nunthorpe. No quisiera enturbiar mis elogios con desagradables críticas a semejantes inscripciones pero es evidente mi rechazo, aún cuando de tanta clase pueda esperarse lo imposible. Esperemos que, aunque sea excepcionalmente, la cordura se imponga.









  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite