masdehipodromos.com
sábado 21 septiembre 2019



Francia - 22/10/01
Triunfo de YAVANA’S PACE en el Conseil
O la moral y la clase en el pura sangre

Más noticias relacionadas
Conseil de Paris para Segundas Series. Observaciones sobre ediciones anteriores y referencias a los participantes de la presente

César Guedeja Marrón de Onís

  • La temporada parisina toca a su fin. Las grandes carreras han pasado y lo que resta se centra en las postreras confrontaciones entre potrillos (el nuevo Criterium Internacional y el de St. Cloud) y alguna de las, por mí parte, detestadas pruebas de fondo (Royal Oak) a dilucidar, casi siempre, en la desolación de hipódromos vacíos y frío ambiente.

  • Quizá el más interesante de los grupos finales sea el Conseil de París, antes conocido por Conseil Municipal, carrera programada sobre 2.400 metros, en Longchamp, con vitola de grupo 2 y dotación de trescientos mil francos al primero. Es decir, una modesta compensación como lo prueba que el Prix de Condé, grupo tres para dos años, a disputar en la misma reunión, asigne al ganador poco menos.

  • En nuestro análisis anterior a la carrera decíamos que los tres años presentes eran tres y tenían, sobre alguno de ellos, puestas las expectativas de los técnicos para no seguir fracasando en sus pronósticos, cosa que, como debe saberse, es lo normal cuando se comete la imprudente veleidad de vaticinar quién cruzará la meta en primer lugar de cualquier carrera . Salvo que se sea la mula Francis, personaje no sé si de ficción que, claro, conocía sin fallo el ganador de cada batalla. Pero que no sabía escribir. Por lo que sus pronósticos tampoco eran contrastables (y solo rentables para quienes entendían su lenguaje) en el sanedrín de los paganos turfistas de siempre.

  • Más, no sirve querer. Cuando los hados están en contra, los adivinos fallan y fallan. No es que el resultado haya sido una hecatombe pero Yavana´s Pace (Accordion y Lady in Pace por Burslem) remuneró a sus cotizantes con más de 9 a 1. Quizá si hubiesen leído la previa de “masdehipodromos” habrían sabido que aquí se calificó su probabilidad de “temible”.

  • Epitre (Commond Grounds), provisto de blinkers por primera vez, consiguió, angustiosamente, un segundo puesto de esos que no dejan buen sabor de boca, pagando 8,2 al principio de conocerse la oferta del mercado y 9,7 en el momento de “largar”, lo que era una fortuna para las circunstancias que el apostante “ de vicio” (y de ventaja) aprecia, a saber, la monta del sobrevalorado Peslier, la preparación Fabre, y el adorno de las primeras anteojeras.

  • El único tres años que ha estado en la llegada (a mi fé que podría haber peleado la victoria si se hubiera esperado mucho más con él), era el más abandonado en apuestas, Foundation Spirit ( Hernando), nada menos que a 50 por uno.

  • Lo que había sucedido, sin embargo, respondía a una lógica que, si no se puede afirmar fuera estricta, sí presentaba todos los caracteres de la regularidad, teniendo en cuenta el estado del terreno ( pesado, a 4, 7 según el índice correspondiente, en medio de un día soleado).

  • El favorito era Maille Pistol ( Pistolet Bleu) con un basamento relativamente aceptable. Primero, por su valor de la primavera, donde, hasta el Prix du Jockey Club, donde tenía ya el favor de la mayoría de expertos, por mor de sus victorias en preparatorias como Hocquart y Greffulhe, era el presunto “boss”, naufragando ante la muchísima mejor clase de los Anabaa Blue, Grandera, etc, incluyendo a un cierto Milan, futuro ganador del St. Leger y quinto del Arco.

  • La más reciente actuación de Maille Pistol, de preparación Rouget (beneficiaría a principios del año del mejor estado de las pistas en el sudoeste francés) , fue otro fallo en el Prince d’Orange, una preparatoria del Arco. El forfait ante esta era evidentemente ineluctable y ya no quedaba otro horizonte que el Conseil de Paris. Donde, como decíamos en nuestro comentario de vísperas, el pedigree ha dicho su última palabra . Negativa, claro es. Ni moral ni clase. Mala combinación.

  • Henos ya en esta carrera, donde el potro, con monta de Jarnet, ofrecía un magro 3,5 a 1. No hay excusas, como proclama el acertado nombre de un buen miler actual ( No excuses needed) . En seguida de darse la salida, toma la punta y marca el ritmo, por cierto no muy violento, que le peta a su jockey, con Yavana’s Pace a sus alcances y, detrás, la fila india formada por Ribblesdown (Common Grounds), Boreas (In the Wings), Execute (Suave Dancer), Epitre (Common Grounds), Foundation Spirit (Hernando) por dentro, Bonnet Rouge (Pistolet Bleu) y, cerrando marcha, Ange Gabriel (Kaldouneeves), Mont Rocher (Caerleon), y a mucha distancia, Herculano (Subotica)

  • Ya antes de la recta final, sin variaciones anteriores de importancia, ante un leve ataque de su perseguidor, cede Maille Pistol, como fundido por el rayo, dejando la punta para el hijo de Accordion que, francamente, se va a por la meta como poseso ante la insinuación de una hurí del Edén. A por él se lanzan Ribblesdown , casi al tiempo, Epitre y Foundation Spirit, que ya ha hecho un esfuerzo prematuro por el interior de la curva, para situarse inmediatamente segundo, deshaciéndose ambos del inglés en un suspiro.

  • Al látigo todos, se aproxima Mont Rocher a unos dos cuerpos de Foundation Spirit, ya batido a media recta por el ganador. Viene entonces a tope Epitre a tiempo, no sin lucha, de batir al hijo de Hernando por un cuerpo y arribar a un engañoso medio de Yavana’s Pace . Detrás, Execute se hace con la cuarta plaza , a 5 cuerpos ya de Foundation Spirit, por delante de Ange Gabriel, Herculano, Mont Rocher, Maille Pistol, Ribblesdown, que pagó pronto su inicial alegría al principio de la recta final, Boreas y, descolgado, Bonnet Rouge.

  • El ganador es un caballo de esos que entiende divinamente su preparador, Johnstone. Duro, con un montón de apariciones en distintos países a lo largo de sus nueve años de vida, la temporada de este año ha sido muy positiva a partir de su floja carrera, más por su puesto en la tablilla que por su comportamiento, valiente desde mucho antes de la curva última, en la Ascot Gold Cup. En efecto, ganó luego el Gladiateur, de grupo 3, y se atrevió a correr en el Irish St. Leger, antes de presentar batalla al recuperado Kutub en el grupo 1 Preiss von Europa de Colonia, defendiéndose guapamente del ataque del hoy Godolphin.

  • La monta de Holland ha sido irreprochable, plena de sentido del paso, de atención y de fé en la cabalgadura. Es un jinete que merece mejores oportunidades de las que disfruta, con potencial muy superior al que hasta hoy ha dejado ver, dentro del estilo enérgico de la monta británica. La victoria es merecida por mucho que digamos que otra cosa podía haber resultado si el manejo de otros contendientes hubiese sido diferente. Castrado, Yavana’s Pace no es , sin embargo, uno de esos elementos de los que se proclama, ante su buen rendimiento tras la mutilación, que “es una pena no puedan perpetuarse”. No es su origen de los que perduran; como tampoco sus performances, con ser muy estimables, habilitan para una mejora de la raza, ni siquiera teóricamente.

  • Es hijo de Accordion y Lady in Pace por Burslem, es decir, procede de línea Northern Dancer, vía Sadler’s Wells, y una madre curiosamente dotada de varias corrientes de velocidad ya que Burslem es hijo del enrevesado sprinter-miler African Sky y presenta también cerca, en su pedigree, a Milesian, un miler poco representado en los orígenes de élite. La línea femenina es la de Persian Vien – India.

  • Se dice que Yavana’s Pace correrá el Royal Oak del próximo domingo, un grupo 1 de pacotilla, sobre distancia de fondo, a pasear en el hipódromo de Longchamp. Lo creo. Pero me intriga más el futuro del caballo. Son muy capaces de dejarlo en entrenamiento y seguir un similar programa al que tanto dinerito le ha rentado este año.

  • Suponemos que Epitre dejará la competición después de su prestación del domingo. A mí me dio la impresión de caballo ya resabiado de difícil remedio. Su temporada del 2000 la recordará su propietario, al igual que sus fiascos recientes. Pero, en conjunto, ha sido un majo ejemplar, de esos que están justo por debajo del hilo invisible, pero insuperable, que separa la gran clase de la inferior.

  • Foundation Spirit es de esos potros que a uno le roban la cartera. Fino, clasudo, delicado y dotado de una aceleración temible. No ha tenido una temporada afortunada. De apuntar a las más altas empresas, con un buen sexto del Jockey Club, a decepcionar repetidas veces, ha terminado por correr muy decentemente en el Conseil, a costa de un esfuerzo sostenido durante toda la recta, a contraestilo. Según Doumen, su entrenador, no ha parado de tener desgracias y, aún más, el domingo no se encontraba al cien por cien.

  • Estoy convencido, por otro lado, de que habría estado mucho más cerca del ganador si Thulliez hubiera confiado más en su compañero, esperando a atacar muy de finales. En definitiva, tras su quinto (“ horrible” dijo Doumen, y ratifico yo) del Prix Sea Bird, se rehabilita y promete algo para el año que viene, dentro de sus rémoras. Si permanece en liza será interesante verle en el 2002. Año en que, si los avatares de la vida lo permiten, a lo peor comentamos de nuevo el Conseil de Paris. Fuera de consideraciones políticas, por descontado.









  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite