masdehipodromos.com
lunes 18 noviembre 2019



- 04/09/09
SEA THE STARS, ENTRE CLÁSICO E INTERMEDIO
Resumen de lo más reciente y notable corrido en estas distancias

III.- DISTANCIA INTERMEDIA

César Guedeja-Marrón de Onis

Las distancias intermedias y las clásicas dejaron lo mejor del año hasta el momento. Para empezar, Royal Ascot, que ofrece el goloso Prince of Wales St., acogió la victoria de Vision d’État (Chichicastenango), un caballo entrenado por Eric Libaud en Francia, claro, que encomendó la tarea de conducirle a la victoria al mejor jockey de estos tiempos, Olivier Peslier. Ahí mismo, en el Templo del Berkshire, hizo una verdadera exhibición de fe, sentido del paso, eficacia y uso sin abuso del látigo. Por si alguien lo ignora, entrar en Ascot muy atrás en la recta final, corta y dura como pocas, es casi un seguro de derrota. Y así, para más inri por los palos, se encontró Peslier con Vision d’État, caballo por demás frío como su jinete. Sin inmutarse, lejos de sacarlo hacia fuera, empezó su progresión al ritmo de su fusta y de sus brazos, hasta alcanzar una eléctrica victoria, arrancando, haciendo emerger la clase del caballo. Segundo fue Tartan Bearer, el favorito, ejemplar caballo preparado por Stoute, señalado por la diosa fortuna (el dios equino) con alguna maldición porque no puede presumir de suerte en su vida de carreras, quizá falto de la clase de los elegidos, siempre segundón y siempre sufriendo males ajenos a la liza leal, como en el Derby irlandés de 2008, o encontrando frecuentemente a alguien mejor, como en el Prince of Wales St. Tercero llegó Twice Over y cuarto Never On Sunday, otro Rouget que decepciona relativamente en Ascot. .

Sea The Stars en el Eclipse.

  • Para los tres años de fuste dotados de aliento para la distancia clásica y provenientes del Derby, el objetivo, año a año más preciado, consiste en demostrar su calidad en los 2.000 metros del Eclipse St. Mi criterio personal es otro ya que pienso tiene más mérito y produce menos distorsión en su camino de la temporada el que quienes disponen de aliento coloquen sus ambiciones en el King George VI & Queen Elisabeth St (en adelante KGVI), quizá tras correr el Derby irlandés. Sin embargo, los hechos son tozudos. Parece que es una especie de espaldarazo definitivo para un ganador del Derby, como si esa performance no fuera ya bastante, el descender a los 2.000 metros de la carrera de Sandown y, de ese modo, probar con el triunfo un potencial como semental que ríanse ustedes de Hyperion. Authorized , a quien uno estima muy mucho en las comparaciones entre generaciones, fracasó tontamente en el intento y en 2009 el singularísimo Sea The Stars (Cape Cross) orientó su futuro a partir del Eclipse, afirmándose por los partidarios-fans de Oxx, un excelso entrenador que ya hace mucho ha demostrado sus valores, que es la propiedad del caballo la que impone el criterio de rehuir la distancia clásica, léase KGVI o Arco de Triunfo, y no digamos el glorioso St. Leger sobre cerca de 2.800 metros, que sería glorioso porque culminaría, 39 años después de Nijinsky, la Triple Corona.

  • El hecho es que el hijo de Cape Cross, del que con alegría se dice no tiene realmente los 2.400 metros de distancia a pesar de ganar el Derby, se presentó en Sandown un mes después y ganó con autoridad y peso específico a cuantos le quisieron poner las peras al cuarto: Conduit, Rip van Winkle, Cima de Triomphe, Twice Over, el reaparecido Jukebox Jury… El final resultó espectacular porque el protegido de Oxx, quinto en el recorrido, se fue escorando hacia fuera sin despeinarse, saliendo a mostrar sus cartas algo pronto, Kinane se vio enseguida en cabeza sin exigirle mucho y, a partir de ahí, hubo de rechazar los asaltos de Conduit primero, tarea fácil ese dia porque el de Stoute es caballo de más metros y menos clase, y especialmente, de Rip van Winkle cuyo final hizo pensar que Sea The Stars podía ser batido. Y no. Esa especie de relajo parecido a una “pájara” que parece tener en plena recta final (así lo aprecié yo en varias carreras) desaparece en cuanto se le achucha un poquito. Y Kinane, veterano de mil justas (recuerdo su “papeleta” de sustituir al grandioso Asmussen a lomos de Montjeu en el Arco), entiende perfectamente lo que ha de hacerse con el caballo que realmente aún no ha precisado de mucha ración de látigo, no más de dos o tres toques Un cuerpo largo les separó en la meta, con el hijo de Dalakhani a otros cuatro. Primer enfrentamiento entre generaciones sobre la referida distancia con saldo claro a favor de los tres años, lo que se repetirá en varias ocasiones, si hablamos de machos.

  • El punto más alto del Ebor meeting, en el precioso escenario de York, es el International St, apadrinado por quien sea, en este caso creo que por Juddmonte, emporio de cría de Khaled Abdullah, dicho sea sin la menor connotación negativa. Todo lo contrario pues si alguien merece loas por su conducta en el turf es precisamente el titular de los colores verde, blanco y rosa.

  • Este año la cosa iba clara: se esperaba un paseo de Sea The Stars, luego de su retirada del Derby irlandés a causa de lo blando del terreno. Sólo tres enemigos le plantaban presencia, que no cara, salvo tal vez Mastercraftsman, cuyas performances no descartaban del todo la posibilidad de batir al Derby-winner. Por supuesto acompañaban al hijo de Danehill Dancer otros dos elementos de O’Brien. Estos, en carrera de cuadra de distintas propiedades como otras veces se ha hecho, aún cuando eso no influyera decisivamente en el resultado, se relevaron en el tren de carrera en punta, con el hijo de Cape Cross por dentro, encerrado pero galopando con tranquilidad, con esa simplicidad que la Naturaleza, divinamente guiada por el hombre (permítaseme la figura de dicción), le ha dado con el cuerno de la abundancia a caño libre. Sin embargo, a pocos cientos de metros del objetivo, Mastercraftsman acelera en cabeza y Sea The Stars, sorprendido por velocidad como dicen los franceses, pasa ese momento crítico, esa “pájara” que parece irrecuperable, dando la impresión de que no va a llegar. Pero dos factores se ignoraban en esa apreciación: la recta de York, dura, muy selectiva y difícil, el valor y decisión de Kinane, dispuesto si era preciso a abrirse paso a codazos entre los comparsas que le escoltaban como a un preso, y la clase del potro (parece inapropiado llamarle potro si pensamos en que la palabra entraña cierta inmadurez ya que el pupilo de Oxx no es un bebé) que le habilita para, dos fustazos después que Kinane se asuste, aunque lo niegue, se lance en pos del conductor y le someta a la ley de la superioridad en pocos trancos, aventajándole en un cuerpo el poste y batiendo el record de la prueba. Anotemos también que Kinane afirma que nunca ganará por mucho. Se referirá al relajo, pizca aburrido que se encuentra en cabeza. Cuentan que ofrecieron por él (¿ Godolphin?) más de 40 millones de euros, rechazados sin reflexionar sobre la oferta.

  • Poco antes, en Goodwood, se decide una importante carrera para hembras de tres años y más, el Nassau St, sobre 2.000 metros. Resultó victoriosa, en medio de la niebla y en un terreno imposible, una tres años de Abdulla con origen de respeto, Main Aim (Oasis Dream y una hija de Kingmambo), dejando segunda a la estrella de 2008, Rainbow View, y detrás a Moneycantbuymylove (no me dirán que no es idiota esta costumbre de los nombres eternos y mal escritos) y a Barshiba. Excusas razonables tienen Katiyra, Heaven Sent y Spacious.

  • Y en The Curragh, Dar Re Mi (Singspiel), batió por corta cabeza sobre terreno blando a Beach Bunny con Look Here y Lush Lashes tras ellas. Las tres años, Roman Empress y Yakarta Jazz llegaron en los últimos lugares.

    IV DISTANCIA CLÁSICA

    Antes de tratar las carreras clásicas de grupo 1 en el periodo que consideramos, he de tocar, algo a regañadientes, la victoria de Yeats (Sadler’s Wells) por cuarta vez consecutiva en la Gold Cup. El muy guapo negrillo desmintió su única y repugnante carrera de reaparición en abril de 2009, que hacía pensar en su retirada, y se garbeó delante de un grupo de modestos stayers, algunos inmaduros para ser tragamillas, llamados Patkai, Geordieland y Sagara. No creo que ninguno pueda con Schiaparelli, pero esto es ahora desechable. Erre que erre diré que, reconociendo el mérito que le ha convertido en dios entre el público de las Islas por su hazaña, para mí vale más su Coronation Cup, por ejemplo, que sus Copas de Oro. Y no puedo callarme un apunte marginal porque detesto las inexactitudes, máxime si son nacionalistas. Oí en una retransmisión grabada de la TV española que Bannaby, el muy respetable alazán de la Cuadra Miranda, fue en 2008 el mejor fondista de Europa. Pues no y no. Lo fue Yeats, exactamente Yeats.

  • Los tardíos Derby y Oaks irlandeses tenían mucho interés teórico. Se dudaba de la participación de Sea The Stars por lo que significaba regresar a la distancia clásica y enfrentarse a la escuadra O’Brien, encabezada por el excelente segundo del Derby fetén, Fame and Glory, un cromo de ejemplar dotado de muchísima clase. Como era de temer, no sé si como pretexto o no, el hijo de Urban Sea hizo mutis por el foro ante un terreno blando que, según se dice, detesta en una cancha oficialmente practicable entre buena y blanda. El hecho es que las 800.000 libras largas fueron a parar a la bolsa, ya crecida, del hijo de Montjeu, tras las habituales alternativas de los cuatro “compañeros” de los boxes de O’Brien. Cinco cuerpos le separaron de Golden Sword, a uno más llegó Mourayan y el resto, nada de particular, diseminados en el enorme campo de The Curragh. En el año, Fame and Glory solo ha sido batido por Sea The Stars. Teniendo presente que el Montjeu es claro candidato al Arco, mucho nos tememos que el de Oxx evitará Longchamp….

  • En los Oaks irlandeses, Sariska arrumbó las dudas que sobre su aliento plantea su pedigree (Pivotal y una hija de Muhtarram) y volvió a ganar como en Epsom, con facilidad absoluta, a Roses for the Lady y Midday, en terreno pesado y ante un resto del campo más bien flojo.

  • El Yorkshire Oaks tenía la previsión de un nuevo paseo de la pupila de Bell pero no rindió adecuadamente en la difícil pista de York, viéndose claramente superada por Dar Re Mi (Singspiel), entrenada por Gosden, alcanzando a ser segunda por delante de Roman Empress y Barshiba en un campo de 6. Aquí la confrontación entre generaciones favoreció de nuevo a las veteranas.

  • El Gran Premio de St. Cloud es una de las carreras más estimables en punto a selectividad como su historia nos dice. Y esa es piedra de toque que no miente. Youmzain, el laureado de 2009, no es de lo mejor que ha inscrito su nombre en la lista… y estamos hablando de un segundo del Arco de Triunfo por partida doble y sin suerte. Pero es que la panoplia es impresionante, sobre todo en tiempos en que los caballos eran más consistentes y eran capaces de competir en mayor número de pruebas y, por otro lado, la situación en el calendario no es la mejor actualmente porque está muy cerca del King George VI & Queen Elisabeth II St y los entrenadores prefieren evitar grandes esfuerzos eligiendo competencias menos duras y sobre menos metros de los 2.400 del Gran Premio de St. Cloud.

  • No obstante, en 2009 Youmzain, el mejor hijo que nunca tuvo Sinndar, dijo “presente” (y es caballo de pocas apariciones en el año apuntando al Arco casi con obsesión). Le acompañaba un grupo de elementos del nivel inmediato al teórico de los grandes, entre los que destacaban Curtain Call (S. Wells) y, tal vez, Full of Gold y Alpine Rose. Scintillo, Ideal World y Dream Desert no tenían oportunidades reales.

  • Hubo cierta sorpresa en el resultado. El favorito, Youmzain, acusó el cambio de monta (Hughes le llevó a la gloria el año pasado) bajo la conducción de un Soumillon desacertado. Pero, aún con un bonito destello cuando la distancia comenzaba a “hablar”, los años fueron el peor enemigo del hijo de Sinndar, incapaz de enjugar la distancia que le habían tomado al comienzo de la recta Spanish Moon (El Prado), de Abdulla, con un buen Pasquier, y Alpine Rose (Linamix), hembra que vendió cara la derrota por cuerpo y medio, la misma que sacó al favorito. Cuarto, a una cabeza, un Curtain Call al que le va a ser dificilísimo ganar hasta en grupo 2, tantas son las batallas fracasadas que sufrió.

  • Spanish Moon es el caso típico de ejemplar tardío en buenas manos. Las de Sir Michael Stout, un preparador que espera a los caballos con sabiduría y paciencia infinita. No me extrañaría que, tras una previa en terreno blando (el que regía el día de su victoria), se presentase en el Arco porque el valor que dio le habilita para ello, el nivel de la tropa de viejos se lo permite, y, en fín, porque en Inglaterra tiene prohibido correr porque no quiere entrar en los cajones de salida. Será que la dulce Francia le resulta ansiolítica.

  • París es siempre un gozo. En caballos también Y más aún, por mor de la modernidad--artificiosa-- pretendida por el Presidente de France Galop, en julio, el 14, día que rememora la toma de La Bastilla por los revolucionarios (echa uno de menos por estos pagos a un Robespierre), pues se pretende convertirlo con algo de éxito en un día de fiesta hipodrómica que haga aficionados porque las asistencias a los recintos franceses no son lucidas en general, excepción hecha de los grandes días de Chantilly (Jockey Club y Diane) y meeting del Arco de Triunfo, aunque la recaudación vía apuestas continúe yendo bien en todo el hexágono. Así, con Longchamp disfrutando de un ambiente mitad kermesse mitad día de gala festiva, en reunión seminocturna, ofrece su alfombra para la disputa del Gran Premio de París, reconvertido a una prueba de 2.400 metros (el J. Club tiene 2.100 y flojo palmarés desde que se instauró esa demencial distancia) para tres años. En ediciones anteriores, la asistencia, las participaciones y los mismos resultados fueron un logro. Los dos primeros asuntos respondieron en 2009 pero lo deportivo no fue tan satisfactorio. Correspondió la victoria a un buen caballo, aún con futuro y claro margen de mejora, pero que no parece del nivel máximo, lo que no quiere decir que le neguemos opciones a lo más alto, que solo la pista dirime. Cavalryman es su nombre, pertenece al Jeque Mohammed, lo entrena Fabre, su monta correspondió al joven Guyon, logrando su primer grupo 1, y es hijo de Halling. ¿Enemigos?. No muchos de respeto. Por ejemplo, faltaba algún representante de mi cuadra (con perdón), además patrocinadora del evento, la de Khaled Abdullah, a través de Juddmonte, su centro de cría en Gran Bretaña. El Aga Khan de servicio era un hijo de Peintre Celèbre, Beheshtam, que corrió mal y no fue montado con acierto. Y tres O’Brien se desplazaron a París, siendo uno de ellos, Age of Aquarius (un hijo de Galileo que disputó el Derby) buen segundo a cuerpo y medio delante de Mastery (Sulamani), tercero, y Freemantle (Galileo

  • El evento más importante, la carrera de mayor entidad del periodo que consideramos, sobre 2.400 metros, es el King George VI & Queen Elisabeth St. Pero, seamos sinceros, eso es pura teoría. La verificación primera de la superioridad de los viejos sobre los clásicos o viceversa es ya algo irreal por lo que se refiere a la magna prueba de Ascot, que es rehuida más y más por los tres años de élite, dejando así un palmarés que va disminuyendo de calidad en los tiempos recientes por mucho que inscriba su nombre siempre un buen caballo y que batallas memorables se hayan vivido con ocasión de su disputa. .

    Conduit.

  • En 2009, con Sea The Stars chicoleando con los dos mil metros y remilgado su “entourage” (se dice que el Sr. Tsui, heredero del propietario de Urban Sea, ganadora del Arco de Triunfo, es el que decide sobre su “iter”) frente a la distancia clásica y al terreno blando, con Fame and Glory velando armas, suponemos, hasta una preparatoria que le ponga a punto para el Arco, y con pocos candidatos más que se atrevan con Ascot y su faro del verano, poco podíamos esperar de luchas entre generaciones. Y así sucedió. El testigo de los tres años lo tenía un relativamente modesto grupo de segundo nivel compuesto por Alwaary, cuarto en la meta a casi 5 cuerpos, Golden Sword, potro habitual de juego para los O’Brien, y Rockhampton. Nada que hacer. Del resto de participantes, solo debe reseñarse a Look Here (Hernando), la ganadora de los Oaks 2008. No corrió bien. El resultado fue absolutamente regular. Tres Stout mandando. Primero Conduit (Dalakhani), no sin esfuerzo grande, costándole bastante rebasar (dos cuerpos) a su compañero de cuadra Tartan Bearer, siempre machacón pero sin brillantez, y a cabeza, Ask, inferior a los otros dos pero al que Peslier (sabia decisión de Stoute la de subir al Profesor en el hijo de Sadler’s Wells, que es más bien un fondista aunque ganase con sudor y lágrimas la Coronation Cup en Epsom) le hizo rendir al máximo. Bonita recta final entre los tres hasta que se destacó el ganador sin olvidar que, a poco más de 100 metros del poste, luchaban a brazo partido.

  • Veremos qué nos deparan las preparatorias del Arco, el Abbaye y las carreras de grupo 1 sobre la milla en París y Ascot. Pero creo que nos faltará plenitud de presencias. O sea, que no veremos lo que en otra época hubiera estado asegurado.” Fair play” aparte, “o tempora, o mores”, frase que hay que decir rasgándose las vestiduras o haciendo ademán por lo menos, porque los precios y la crisis no invitan a arruinar el indumento. A pesar de ello, algo interesante surgirá, ténganlo por hecho.








  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite