masdehipodromos.com
domingo 18 agosto 2019



- 01/09/09
ACTUALIDAD DE LOS SPRINTER Y MILLEROS DEL MÁXIMO RANGO


1.- I.-DE ROYAL ASCOT A YORK

César Guedeja-Marrón de Onis

Entre la tercera semana de junio y la tercera de agosto se producen las más importantes batallas del verano, casi en su totalidad. Aparte el excelso hipódromo cercano a Windsor, París, Deauville, The Curragh, el meeting de julio de Newmarket, el glorioso Goodwood y York dan para mucho porque las armas en liza se juegan prácticamente el ser o no ser, el tener un futuro en oro o la confirmación de un fracaso dentro de una calidad que, no obstante, habilita para competir en las pruebas de mayor significación selectiva.

Scenic Blast.

  • En el Royal meeting de Ascot se decantan ya distancias, tácticas, niveles de clase y consistencia para la lucha y para encajar las carreras. Los sprinters tienen dos ocasiones de probarse: el ascendido no ha mucho a grupo 1 King’s Stand St. (1.000 metros) y el Golden Jubilee St. (1.200), en un lapso de tres días completos, repitiendo presencia algún elemento. El australiano Scenic Blast (Scenic) comenzó el baile de nombres que se inscribieron en los grupos 1 para sprinters. Así, la tendencia, ya confirmada y prolongada de los últimos lustros se afianza otra vez en 2.009. Ya no existen aquellos Sharpo, Habibti o Lochsong de otros tiempos, que repetían y marcaban jerarquías sin piedad, terminando además la temporada ganando en Longchamp el Abbaye. En lo que va de 2009, esto es indiscutible, máxime si recordamos a Marchand de Sable, el mejor de 2008 capaz de ganar en Newmarket y en Longchamp sobre 1.000 metros cuando su ideal eran 200 más. Y no se me argumente, por favor, que esos doscientos metros de diferencia entre unas y otras pruebas son los que determinan que se entrebatan tanto. Eso es cosa sabida pero se olvidan dos datos. Uno, que no es obligatorio correr cuando se está, conforme a lo que se aduce,” tan” fuera de distancia. Y dos, que eso, conocido de antiguo, no puede justificar la poca fiabilidad de las prestaciones de los flyers que corren “en su distancia”. Y ni uno repite.

  • El Golden Jubilee cayó en manos del siempre problemático por las lesiones Art Connoisseur (Lucky Story), luego, como tantos otros, batido en la July Cup de Newmarket, ganada por Fleeting Spirit (Invincible Spirit), con unos escoltas a retener, como son Main Aim, un Abdullah, buen competidor de altos vuelos, el sudafricano JJ The Plane, presentado en el Royal meeting como un ogro que no superó la barrera de las colocaciones, siendo cuarto en el Golden Jubilee, y Paco Boy (Desert Style), descendido sorprendente y absurdamente de la milla al sprint para luego regresar a su distancia en Goodwood, al Sussex St. de Rip van Winkle en el que nos detendremos en otro capítulo. Hay que dar noticia del final de la ganadora, que respondió a dos de los habituales hachazos que en Inglaterra aplican los jockeys. En este caso, el joven Queally, fiel al estilo británico, que me recordó aquella fase de Spencer en que los caballos se le vencían siempre a sus tremendos fustazos, provocó sendos bandazos de la yegua, bien acordes con las agresiones sufridas, uno a izquierdas sin afectar a nadie y el segundo a derechas interfiriendo en la línea, cuando venía a toda vela, de Main Aim (Oasis Dream), otro reconvertido al sprint desde la milla, siendo legítimo discutir si el mantenimiento de la llegada fue correcto ante el evidente perjuicio sufrido por el de Abdullah y por King’s Apostle de rebote. Sí, pero tal consideración no choca con el criterio de los comisarios británicos, que admiten la existencia de la falta pero necesitan tener por “probado” que eso determinó que el perjudicado perdiera, cosa que es rechazada en el criterio galo, tendente a eliminar la especulación de si la falta impidió o no que ganara el batido sino que la infracción basta que exista para ser objeto de sanción. Esencialmente eso, sin más.

  • Con alguna reticencia, incluimos entre las carreras para velocistas al Maurice de Gheest, grupo 1 normando. El baile de ganadores diversos se confirmó también aquí, por mucho que se achaque a los 1.300 metros de la carrera. King’s Apostle (King’ Best) ganó legítimamente con Ryan Moore a un lote que registró sendos fracasos de African Rose, que sangró, y de Naqoos, el ganador del Jean Luc Lagardère (Gran Criterium) pasado. Nada excelso en el ganador, de quien debe observarse que tuvo muy mala suerte en la July Cup, perdiendo un tercer puesto probable al verse de rebote afectado por el bandazo de Fleeting Spirit ya glosado. Un accidente posterior le ha retirado para siempre.

  • La última prueba de velocidad registró otro ganador diferente, Borderlescott, un hijo de Compton Place, veterano en estas lides, que dobla victoria en la carrera de York, el Nunthorpe St sobre 1.000 metros. Es uno de los más regulares. Cabe reseñar el poco calado de los colocados Benbaum, Radiohead, Tax Free y, más atrás, la más que digna prestación de Kingsgate Native, propiedad hoy de Cheveley Park Stud, rescatado de la yeguada por no ser fértil. Equiano fue octavo continuando su peregrinación sin sentido en lides de grupo 1. .

    II.- DE ROYAL ASCOT A YORK

    La milla no va a llegar en el año 2009 a las cotas inmarcesibles del año pasado. Recordemos, y tengámoslos en nuestro corazón, a Henry the Navigator, Raven’s Pass, Tamayuz … y Goldikova, la única estrella que permanece en competición tras las exhibiciones de la Breeders’ Cup tanto del hijo de Elusive Quality como del de Kingmambo y de ella misma, todas de manera escandalosa, abusivamente superior y en circunstancias no idénticas a sus salidas en Europa. Y sin lasix.

  • Comenzando por los enfrentamientos de los viejos, el Queen Anne St. abrió el Royal Ascot, en el martes de lujo que alberga también el St. James’s Palace St y el King’s Stand St.. Paco Boy confirmó actuación tras su carrera en el casi siempre cuestionable Lockinge St de Newbury, donde había sido cuarto de Virtual (Pivotal) sin que nadie hubiese olvidado su triunfo en el Prix de La Forêt y después de su volteo por Dubai y retorno victorioso a las Islas ganando un grupo 2 sobre la milla en Sandown Park. En el Queen Anne salía segundo favorito tras el USA Gladiatorius, un hijo de Silic, adquirido por Godolphin, que era rumor de monstruo arrasador y que corrió mal. El campo no era muy granado (Cesare y Aqlaam, segundo y tercero, Alexandros y Main Aim eran los adversarios teóricos). Su carrera resultó un trámite.

  • El St. James’s Palace St es la milla de Royal Ascot para tres años machos. Suele marcar marchamo para la temporada, tanta es su selectividad. Registró un paseo de Mastercraftsman (Danehill Dancer), aquel potro que era favorito en el Gran Criterium del día del Arco 2008 cuya prestación en las guineas no fue mala pero decepcionó algo a sus mentores irlandeses, según leí con asombro toda vez que le batieron Sea The Stars, Delegator y Rip van Winkle… En las guineas irlandesas ganó con facilidad al estilo de caballo fajador de calidad, de esos que pelean hasta la extenuación. En el St. James’s llegaron tras él Delegator y Lord Shanakill.

  • La carrera homóloga para hembras es el Coronation St. Ahí se vio uno de los más brillantes espectáculos de la reunión. Ghanaati, la hija de Giant’s Causeway, uno de los 360 (no hay error) ejemplares en entrenamiento que tiene el jeque Hamdam Al Maktoum, mostró sus reales doblegando con gran estilo, poco en la línea de los potentes hermanos de padre, a las muy estimables Reggane, una pupila de Royer Dupré inmadura aún (era la tercera carrera de su vida), y a la reina de la generación de 2006, Rainbow View. Rouget volvió otra vez sin fruto del Royal Ascot, esta vez con la actuación por debajo de su nivel de Elusive Wave (Elusive City), histérica en el paddock hasta el punto de obligar a Lemaire a bajarse con premura so pena de sufrir una mala caída.

  • En Chantilly se disputa el Jean Prat, grupo 1, que, a la altura de la mitad de junio, permite calibrar la madurez de los milleros clásicos. Lord Shanakill (Speightstown) se encargó de la habitual línea de comparación entre los especialistas de ambos lados del Canal de la Mancha como lo fueron el pasado año Raven’s Pass o El Navegante. Esta vez, la victoria del inglés reprodujo lo normal cuando los británicos bajan a Francia, a saber, endurecer la carrera para evitar reducir esfuerzo y metros a los rivales franceses, más dados a las carreras tácticas. Se impuso por cabeza a un campo que juzgo por debajo de la media: Oiseau de Feu, Irian, caballo alemán, Calvados Blues y Westphalia.

    Goldikova.

  • Y en Deauville s, el 8 de agosto pasado se produjo uno de los hitos de la temporada, ya precedido por un garbeo monumental en el Astarté, a saber, la victoria apabullante de Goldikova (Anabaa), en el Jacques Le Marois. La distancia oficial al segundo, Aqlaam, fue de 6 cuerpos, 5 más hubo hasta Virtual y otro aún hasta el alemán Irian. Lo malo es lo que ya es casi apuesta segura. Se nos va a ir viva la prueba entre la magnífica yegua de los Wetheimer con los viejos (a las viejas las machacaría, simplemente) porque, de momento, no irá al Moulin ni al Queen Elizabeth (F. Head, su entrenador, debió quedar escaldado de su excursión con Tamayuz a Ascot el año pasado para enfrentarse con El Navegante y Raven’s Pass)… y sí a la Breeders’ Cup. Lástima porque, ya sabe mi opinión quien me lee, Muñoz Seca me perdone, aunque ganes en América cien veces, mil, ves febril que eso nada significa frente a un Queen Elizabeth II o un Moulin de Longchamp. Claro que tampoco la élite de las Islas se presentó en Deauville. Maldito tiempo de remilgos y comercios. Y hay tres semanas esas dos millas… sobrado tiempo para la clase y superioridad de la Wertheimer, a la que conduce sin despeinarse Peslier…

  • El Sussex St., la prueba realmente faro de Goodwood, que establece diferencias entre clásicos y viejos sobre la milla en el meeting de primeros de agosto, presentaba una lista de candidatos reducida pero con cuatro elementos de fuste y con seria posibilidad previa: Rip van Winkle (Galileo), la venerada Ghanaati (Giant’ Causeway) a la vista de su Coronation St, Lord Shanakill (Speightstown) y Paco Boy. Los otros no contaban. Como se aprecia fácilmente, la presencia de los dos primeros elementos debió determinar la huida de otros candidatos o candidatas (que diría la lingüista del Gobierno) con títulos suficientes. El hecho es que el hijo de Galileo estableció clara jerarquía con su victoria y reconversión pues, como veremos, venía de estar batido dignamente por Sea The Stars en el Eclipse St.. Paco Boy fue un buen segundo reivindicando el papel de los viejos y, a distancia, Ghanaati fue tercera a unos 6 cuerpos del ganador, sin excusas. Forgotten Voice (bonito nombre, Voz Olvidada) fue cuarto a años luz.












  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite