masdehipodromos.com
sábado 21 septiembre 2019



Gran Bretaña - 13/04/05
HEDGEHUNTER gana el GRAND NATIONAL
Otorga a Irlanda la cuarta victoria en las siete últimas ediciones de la gran carrera de obstáculos

Por CFGD

Comprendemos cualquier punto de vista referente a Su Majestad la Reina Isabel II de Inglaterra, ya sea positivo, negativo o –simplemente- indiferente, pero no hay que negar a la Soberana que conserva ese espíritu deportivo que ha caracterizado al británico siempre y ese gusto por las cosas lúdicas que realmente merecen la pena. Decimos esto porque en la recepción que seguía a la boda de su primogénito Carlos, Príncipe de Gales y primer heredero de la Corona, con la ahora Duquesa de Cornwall –antes Camilla Parker-, acaecida el pasado sábado con la inconveniente coincidencia con la celebración del 158 Grand National de Liverpool, la Soberana efectuaba un inesperado speech en el que, tras aludir a lo “maravillosamente feliz” que era la ocasión del real enlace, daba el resultado del Grand National a sus invitados. Con el máximo respeto para quién discrepe y, pese a los múltiples aspectos negativos que Su Graciosa Majestad haya evidenciado a lo largo de su vida, creemos que esa es justo la actitud que esperan los británicos de pro de su Reina.

  • Dicen los diarios generalistas ingleses que la falta de carisma de los novios iba a ser suplida por el atractivo de carrera tan señera y no podemos sino darles la razón -pese a que no son los obstáculos precisamente la disciplina a la que estamos enganchados sin remisión-, no en vano más de seiscientos millones de personas seguían el evento por televisión y más de setenta mil personas lo hacían en directo, atestando el recinto de Aintree. La victoria correspondía al que el pasado año cayera en el último obstáculo, favorito de la carrera -7 a uno-, HEDGEHUNTER, que obtenía catorce cuerpos de ventaja sobre el segundo, ROYAL AUCLAIR, quedando tercero, a una cabeza, SIMPLY GIFTED y cuarto, cuatro cuerpos detrás, IT TAKES TIME.

  • Siempre bien colocado durante el recorrido y saltando decentemente –excepto en el obstáculo décimo en que cometía una falta-, HEDGEHUNTER lograba hacerse con el mando después que en el salto vigésimo segundo –el segundo paso por el Becher´s- CLAN ROYAL, que comandaba, sufriera el zarpazo del destino que le impedía seguir en carrera. Desde ese momento, HEDGEHUNTER desplegó su máxima destreza y resistiendo perfectamente el metraje, se marchó a ganar de forma inapelable, sin que los esfuerzos de ROYAL AUCLAIR o de SIMPLY GIFTED pusieran en ningún momento en peligro una victoria que parecía compensar los sinsabores sufridos por su entorno en la pasada edición, cuando caía en la última valla. Gran éxito de su preparador, W.Mullins -que cumplía así un sueño que confesaba tener desde muy corta edad y que, en sus cinco intentos anteriores, no se había podido hacer efectivo-, de su jockey R. Walsh –ya habituado, en cambio, a las mieles del triunfo en el National, al ganar la edición del 2000 sobre Papillon- y de su propietario, Hemmings que recibía el premio a su constancia, alcanzando por fin el triunfo en el decimotercer intento. No demostraría HEDGEHUNTER los síntomas de no tener la distancia que el pasado año evidenciaba, ya sea por haber seguido una preparación más cuidada, ya –y eso nos parece lo más probable- por disfrutar de una excelente monta por parte de Walsh que, en ningún momento, perdería los nervios, tapando a su montura buena parte de la carrera. HEDGEHUNTER rompería con su victoria un par de hechos que en el National se tornan axiomas: ganar con más de 11 stones de peso –llevaba 11,1- y ser el favorito de la prueba.

  • Excelentes asimismo los entrados en segundo, tercero y cuarto lugares, los dos primeros poco esperados –pagaban respectivamente 40 y 66 a uno- y el cuarto, en su papel, aunque acusando una clara falta de stamina.

  • Mención especial merece FOREST GUNNER, entrado en un más que honroso quinto lugar que, salvo un par de faltas en sendos obstáculos, enseñó a buena parte del lote cómo se deben saltar este tipo de vallas. Siempre en los puestos de cabeza, dando la cara en todo momento, acusaría en los metros de liso una imposibilidad de cambiar de ritmo que le habría sido necesaria para representar un peligro más cierto, aparentemente debido a que la distancia le resultaba excesiva. Sobre el hijo de Gunner B, la madre de familia Carrie Ford, vilipendiada hasta lo intolerable en las fechas previas a la carrera, daba una lección a la mayoría de los jockeys machos, conduciendo a su montura con una maestría y un arrojo encomiables. No pudo ser y no fue, porque otros corrieron más y mejor, nunca por la incapacidad de Mistress Ford para completar un recorrido tan exigente como éste. Y no hay sino aplaudirla que, por otra parte, es lo que hizo la gran mayoría del público asistente y aún una buena parte de los profesionales del medio. Sin embargo, confesemos lo que nos queda en el tintero: la rabia de no poder escupir el triunfo a la cara de quiénes, antes de la carrera, llenaron el cuarto de “Ladiesjockeys” de flores…en su mayoría crisantemos. Un sentido del humor que nada tiene de británico y mucho de cutre, grosero y despreciable.

  • Pero si el destino equilibraba la mala suerte que el ganador padeciera en la anterior edición de la magna carrera de obstáculos, se ensañaba con CLAN ROYAL y sus responsables –el preparador Jonio O´Neill y el jockey Tony McCoy- que el pasado año terminaba segundo, tras perder el látigo su jockey en los metros de liso –lo que, muy probablemente, le hacía perder la carrera- y que, en esta ocasión, caía en la misma cara del Bechers, antes de saltarlo, como consecuencia de la acción incontrolada de dos caballos sueltos. Exigido por McCoy a mitad del recorrido hasta colocarle en octava posición, CLAN ROYAL se hacía con la punta nada más saltar el obstáculo número quince –más conocido como The Chair- para, a partir de ese momento, dar una exhibición de cómo saltar esos tremendos obstáculos con absoluta perfección y de cómo galopar en el liso con soltura, resistencia y agilidad. A falta pues de quince obstáculos, ya se podía decir quién iba a ser el ganador, salvo que la suerte entrara negativamente en escena. Y entró. En los metros previos al segundo paso por el Bechers, uno de los caballos desmontados se fue llevando a CLAN ROYAL en horizontal, casi pegado al salto, desde la parte exterior de la pista hasta la interior dónde el hado negro había colocado a otro de los desmontados presto para interceptar al de McCoy, que trataba de enderezar a su montura para encarar el salto sin lograrlo –dada la querencia de los animales hacia otros congéneres que galopen a su lado- cayendo justo antes del Bechers. Un desolado Tony McCoy –quizá el mejor jockey de obstáculos de Europa, al que se niega el National- sollozaba en el cuarto de los jockeys, inconsolable. La cosa no era para menos.

  • Como no hay mal que por bien no venga, el infortunio de CLAN ROYAL abre perspectivas de riqueza para la edición número 159 del Grand National porque más de uno –y nos contamos entre ellos- va a esperar a que se inicien las apuestas sobre la prueba para invertir una sólida suma por su victoria, una victoria que sólo la muerte, las lesiones o los cataclismos naturales podrán impedir. La mala suerte en carrera ya se ha ensañado suficientemente sobre esta presa.

    Crónica PREVIA de esta carrera

    Todos los RESULTADOS de esta semana










  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite