masdehipodromos.com
martes 10 diciembre 2019



- 01/06/19
DIGRESIÓN SOBRE EL VILLAPADIERNA


por LOW INFLUENCER

En España pasan, han pasado y pasarán toda clase de cosas asombrosas por lo esperpénticas y absurdas. No hay más que seguir el día a día de nuestro diario pasar. Así que ya no extraña demasiado que, en ese afán de querer enseñar al padre a hacer hijos-, se pretenda enmendar la plana a los ingleses, ideólogos e impulsores de carrera tan perfecta como el Derby. Si los sajones pretendieran enseñar a los cordobeses cómo hacer el salmorejo, el intento movería a chanza y... a indignación. Indignación que escaparía del bombín gris perla de quien dió nombre a nuestro Derby, el Conde de Villapadierna, turfista de clase, estilo y categoría, pues ciertos son los rumores inquietantes que hablaban del proyecto auspiciado, según se dice, por quienes tienen competencia para estas cuestiones, de permitir la presencia de castrados en el Villapadierna, mal llamado Derby español por mucho que distancia y condiciones sean como las del único, el de Epsom.

  • A uno deberían resbalarle ya todas las cosas, acontecimientos e ideas peregrinas que cada día hay que encajar. Pero hay algunas agresiones al sentido común que no son de recibo. Algo así como callar la manifiesta estulticia de esa gente que se ha manifestado en Madrid en contra del jamón serrano. Sin más precisiones, porque se obtiene por medios y conductas crueles con los cerdos.

  • No llego a entender qué se pretende con la medida propuesta. ¿Más número de participantes?, ¿Alguna comparación entre caballos mutilados o enteros que tampoco veo a qué nos conduce? ¿Mimetismo ignorante con el cambio denostado con toda razón por cuantos amamos el turf verdadero, clásico y de tradiciones intocables, qué se hizo con la distancia del Prix du Jockey Club francés? ¿Ganas del cambio por el cambio en la creencia errónea de que lo moderno mejora todo por el simple hecho de ser reciente?, ¿Medir alguna dimensión que se me escapa, como no sea que la victoria de un imposible reproductor patentice la baja calidad de la generación de turno?

  • Si ninguna de esas sinrazones tiene sentido positivo para el turf, la panoplia de motivos en contra de una medida como esa es amplia pero bastará con mencionar, tradición pisoteada aparte, el atentado que representa para el verdadero fín de las carreras de caballos, a saber, la mejora de la raza del pura sangre inglés. No sirven argumentos como los que aducen la poca calidad del palmarés del Villapadierna en los tiempos recientes simplemente porque no puede ser bueno el historial si el nivel general de nuestro turf es deficiente. Cuando se sufren circunstancias duraderas de dificultad frecuentemente insuperable, quiebra la Sociedad de Fomento, hay dimes y diretes sobre si la Federación Hípica se hará cargo de la gestión transitoria del turf con resultado negativo, parón sin carreras sumamente dañino, como sucedió con los antecedentes similares que se padecieron, hasta que un grupo de gentes de buena fé se lanzan a la aventura de reflotar el turf nacional bajo el paraguas del Estado y consiguen crear un organismo como el Jockey Club (cuyo reconocimiento internacional no fue fácil hasta la intervención política a niveles ministeriales, apoyada por razonamientos técnicos previos y simultáneos con las autoridades competentes en la materia) y mil avatares a bordear hasta la reanudación de las carreras, parece imposible que haya calidad en la cabaña con un número pequeño de ejemplares y con unas dotaciones muy bajas, que, felizmente, crecen hoy. Si no, ¿cómo se explican los volteos que caballos franceses se dan por aquí presentando valores sin relieve?

  • Aducir que los ganadores de la carrera no han sido buenos sementales aboca al mismo razonamiento y resultado, a saber, es casi imposible que salgan buenos sementales del historial si los campos eran malos y, sobre todo, si la cría en general ha estado depauperada durante mucho tiempo con la muy honrosa excepción de quienes continuaron guardando la llama contra el temporal. Para 2.019 no hay remedio pero para lo sucesivo no me cabe duda sobre la racionalidad de reponer las condiciones previas y aplicar aquello de la rectificación como propia de sabios.

  • No debe ocultarse tampoco que la castración tiene su causa en el difícil o imposible manejo de algunos ejemplares. Lo que nos lleva a una posible mayor inclinación a tomar tan radical medida, liberada ya la carga de domar con gran esfuerzo las dificultades a superar a la vista de la apertura a una carrera tan importante como el Villapadierna, el "equivalente" del Derby.

  • Finalmente, si se pretende que los franceses, por ejemplo, hagan su "razzia" cuasi habitual no veo cómo se va a lograr ese objetivo si se permite la participación de extranjeros....También castrados, por supuesto.










  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite