masdehipodromos.com
miércoles 19 junio 2019



- 02/10/14
ARCO 14. ELEMENTOS PARA EL PRONÓSTICO


César A. Guedeja-Marrón de Onís

  • Nos proponemos analizar siquiera levemente los datos esenciales sobre los favoritos, huyendo de los detalles de historial, del Arco de Triunfo del próximo día 5, a disputar en Longchamp con terreno que se presume bueno porque, como todo el mundo sabe, un pronóstico del tiempo solo es fiable a 24 horas de antelación en el mejor de los casos.

  • Lo primero a reflejar es que la memoria del turfista es débil y olvida los planteamientos y el encumbramiento de los ídolos al primer fallo. El Arco de 2014 se presentaba como una carrera especial, como si no lo fuera habitualmente, por la presencia de un potro, Sea The Moon (Sea The Stars) favoritísimo cuyo mérito era ganar el Derby alemán en un paseo notable, relegando a segundo rango a las estrellas de las grandes carreras . Quizá hubo un efecto halo porque el Derby teutón es respetable (no me dejan por mentiroso mis crónicas sobre mi admiración por la cría y forma de trabajar alemana, con ocasión de Danedream, Novellist y otros) pero, con todos los respetos que se quieran exigir... no es ni justo ni razonable ni lógico, por mucho que se diga que no pasaban de su limitada significación las meras cotizaciones de apuestas “ante post”. Lesionado en el Gran Premio de Baden Baden, parece como si un ídolo sideral hubiera dejado la carrera huérfana de la máxima calidad. Lo que es, lisa y directamente, falso.

  • Otra ausencia que contribuye al desencanto, muy justificadamente en este caso, es la de Australia (Galileo), el Derby winner del año que, tras el deporte comercial que lleva a Tabor y entorno a correr en 2.000 metros, al parecer por meras razones económicas, no comparecerá en Longchamp. Tras Derby y Irish Derby, gana el International de York y es batido en el Irish Champion St por The Grey Gatsby, al final de una desafortunada conducción por Joseph O’Brien y una acertada monta del ganador por parte de Moore.

  • Esta sí que es ausencia de lamentar porque tenía mucho que decir ya que, en mi opinión, es muy bueno en 2400 metros y tenía “papel” de sobra para pelear la victoria. Pero esas cosas de los irlandeses citados desconciertan y dan rabia. Por muy suyo que sea el potro y por muy suya que sea su libre decisión.

  • Nuestro breve análisis se centra en los candidatos considerados favoritos a cuatros días de la prueba. Claro que habría que incluir la adición de los suplementados, de entre los que se cita a Tapestry ( Galileo y Rumplestiltskin por Danehill, cruce más que experimentado desde Golden Liilac y anteriores), parece que por ciertas vacilaciones, discrepancias entre socios o conveniencias sobre dineros futuros derivados de la cría en el entorno Tabor- O’Brien. Esta irlandesa demostró tener los 2.400 metros al doblegar por medio cuerpo a la entonces imbatida Taghrooda (Sea The Stars y Ezima por Sadler’s Wells) en el Yorkshire Oaks. Luego se cometió con ella la barbaridad de correr, fracasando, según se podía prever, sobre los 1.600 metros del Matron St para yeguas transcurriendo poco más de 20 días entre una y otra carrera.

  • Curiosamente, Tapestry estaba cotizada para el Arco a 40 por 1 dicen que porque se sabía que no iba a correr pero, al rumorearse su participación, simplemente se retiró su nombre de la lista de los cotizados.

  • La favorita indudable y bien sólida con permiso de la citada Tapestry por mor del Yorkshire Oaks, donde la monta de la hija de Ezima dejó que desear, es Taghrooda, brillante en un buen King George VI & Queen Elisabeth St, tras su triunfo en el Oaks frente a un campo aquí no muy convincente. Gosden es su preparador y parece que será montada por el jockey de la carrera de York, Paul Hanagan. Sería una sorpresa su ausencia en la tablilla.

  • Le sigue mi adorada Avenir Certain (Le Havre y Puggy por Mark of Steem), imbatida, casi virgen de los rigores de una carrera de hitos clásicos, apenas fustigada, y laureada de Poule, Diane y de la Nonette, mimada por Rouget, venciendo su tendencia a llegar al otoño con sus pupilos algo en baja o, al menos, no en el top de su capacidad. Avenir Certain , cuya propiedad es española pues su comprador inicial fue Antonio Caro, siguiendo su buena costumbre de tener en sus cuadras orígenes siempre interesantes, pertenece hoy por mitad a Gérard Augustin Normand, al 50 por ciento con nuestro compatriota con cuyos colores ha corrido hasta hoy. El jockey habitual del copropietario francés, Benoist, sobrio, serio y fiable, se ha visto en la tesitura de elegir entre la yegua y Ectot (Hurricane Run y Tonnara por Linamix), siguiente favorito y brillante ganador de la preparatoria de los tres años, el Niel, aún falto. Antes de su lesión –que quiérase o no produce en su trayectoria un retraso en la madurez y en la competición y eso es un hándicap en una carrera al máximo nivel--- ha sido antes el laureado del Criterium Internacional, grupo 1 para dos años, des Chênes, y Fontainebleau. Lo prepara Lellouche, que no ha figurado en los “papeles” del Arco desde que Helissio lo ganó hace un montón de años. Así las cosas, la hija de Le Havre irá conducida por el muy técnico pero algo blando de ánimo y fuerza Lemaire cuya táctica me parece evidente. Si su cajón no es interior debe esperar todo lo que pueda e ir siempre por el exterior pues el problema de la yegua es, presuntamente , la distancia, a lo que no se debe añadir que vaya encerrada o enredada entre muchos porque jamás ha corrido en esa situación. Ha hecho muchas de sus exhibiciones en terreno blando o más que eso.

  • Los japoneses continúan la lista. Just Away (Heart’s Cry y Sybil por Wild Again), caballo de 5 años y de buenas carreras siempre, como sus compatriotas equinos, en pistas lisas, algo irregular y con buen pedigree, Harp Star (Deep Impact e Historic Star por Falbrav), hembra de edad clásica, también bien nacida y de excelentes performance—Poule y Oaks japoneses y nunca más atrás del segundo puesto en todas sus apariciones-- , y Gold Ship (Stay Gold y Point Flag por Mejiro McQueen), nacido en 2009, no tan en la púrpura como los anteriores y con performances irregulares. Los tres son respetables, en particular los dos primeros, pero no parecen con trayectoria, y no solo en la pista, suficiente para ganar el Arco. Es verdad que ha habido ganadores que comparecían por primera vez en Longchamp (Sea The Stars y un etcétera respetable, adornado siempre por la gran clase) pero todo caballo tiene un hándicap en contra si descubre la pista del Bois de Boulogne.

  • Los del sol naciente han cambiado su estrategia. Han venido a Francia no tan pronto como Deep Impact o los otros aspirantes al florón que se les va escapando cada año, superando problemas de huelga de pilotos de Air France, y juegan la baza de la frescura, un poco a ver qué sucede en un Arco que no presenta ejemplares de tan alta clase como otros años. Quod est demostrandum. Que hay que verlo en la práctica, vamos. Porque las yeguas son muy buenas aunque sus congéneres sean globalmente de menor fuste que otras temporadas. Mojándome, como es mi costumbre, no tienen tarea fácil y me sorprendería su triunfo en alguna medida porque me cuesta creer que tengan más calidad que Deep Impact, El Cóndor pasa, Nakayama Festa o el “loco” Orfèvre, autor de una de las más grandes frustraciones que uno haya visto jamás en una carrera de caballos para sus mentores, provocando la alegría de los beneficiarios (Arco de Solemia-Peslier).

  • Se supone que todos están debidamente preparados y que sus montas, especialmente las del nervioso Gold Ship, son adecuadas y competentes.

  • Y Trêve, la Trêve de nuestros pecados de 2014, la deslumbrante hija de Motivator y Trevise por Anabaa. Corriendo insatisfactoriamente en el Ganay y en el Prince of Wales St de Royal Ascot, bajo sendas montas de Dettori, se presentó en el Foy, la preparatoria de “viejos” corriendo ni bien ni mal sino todo lo contrario. Hasta la recta final en espera, atacó de lejos comiéndose el mundo hasta que, falta y no sabemos si algo más, tocó techo en poco tiempo.
  • Su inició de ataque, la aceleración fue como la de otros tiempos. Uno no se atreve a descartarla por una razón que se me antoja irrebatible. Es –quizá con Avenir Certain- la clase más elevada de todos los inscritos, al menos en principio. Y, si se superan sus problemas con los cascos y su espalda, puede recordar quién fue y arrasa pero el terreno no va a estar a su favor. No es recomendable pero menos lo es olvidarla. Jarnet, supongo que con el enfrentamiento pertinente—según se dice--, más o menos directo y claro, entre la preparación y la propiedad (Jeque Al Thani,) será su jockey, como en el Foy, en detrimento de Dettori, y sometido a gran presión. Como le sucedió ya el año pasado.

  • El gran jockey italiano, suponemos, no debe estar muy contento. Imagínese usted en su piel. Un jockey top hasta su doping probado no ha mucho, recuperando escalones de jerarquía, salpicando su esfuerzo con alguna excelente monta, se ve ahora postergado, preterido a favor de un “anciano”, eso sí , de la máxima calidad.

  • Y resulta que montará a Ruler of The World (Galileo y Love Me True por Kingmambo), barrunto que con la rabia deportiva propia del caso porque, además, el Derby winner se paseó en el Foy con muy buen aire. Es delicado como lo prueban sus escasas apariciones pero, aún pareciendo batido por varios frentes, se me antoja un outsider muy interesante. Conoce la pista (estuvo séptimo del Arco último corriendo bien) y el terreno no debe ser un problema. Sí ha debido serlo la decisión sobre su monta, conforme rumores han insinuado, de nuevo en el entorno Tabor-O’Brien.

  • Con un punto menos de cotización que el hijo de Love Me True, aparece listado el alemán de servicio Ivanhowe (Soldier Hollow e Indigo Girl por Sterkoënig) cuyo mérito para ocupar ese “rating” en apuestas está apoyado en haber sido el ganador del GP de Baden Baden donde vio pista por última vez en competición Sea The Moon, ahora dedicado a la reproducción en Inglaterra, en Lanwades Stud.

  • Concluimos nuestro análisis de los más serios candidatos con Kingnston Hill (Mastercraftsman y Audacieuse por Rainbow Quest), ganador del St. Leger y, por eso, el posible muñidor del doblete formado por la clásica de Doncaster y el Arco, no logrado hasta ahora. No parece que el 2014 sea el año en que esa hazaña se vea consumada pero, con fondo ilimitado y terreno blando, tendría algo que decir.

  • Otros participantes quedan fuera de nuestro enfoque, lo que no quiere decir que no den alguna sorpresa como ocurre habitualmente. Así, cabría distinguir entre aquellos cuya sorprendente victoria no sería una hecatombe y las participaciones que yo he llamado siempre pintorescas. Entre los primeros , cuando esto se escribe, Flintshire (Dansili) que si corre (tantas veces ha fracasado este año) yo creo que será un digno componente del lote y volverá a defraudarnos; Prince Gibraltar (Rock of Gibraltar), elemento que prometía mucho y que precisa terreno muy blando y tiende a no seguir la línea recta de finales; Chicquita (Montjeu), menos fiable que el anterior a efectos de docilidad en el recorrido y final, segunda del Diane de 2013 y ganadora del Irish Oaks, locatis de grandísima calidad , entrenada ahora por O’Brien y bajo J O’Brien; Al Kazeem (Dubawi), especialista de buen valor en 2000 metros; Free Port Lux (Oasis Dream), amante de terrenos blandos, que viene de ganar y cuenta con Barzalona ante tarea titánica; y Dolniya (Azamour), una Aga Khan de esas que Royer Dupré lleva con infinita paciencia y que corrió bien en el Vermeille de Baltic Baronesse, ausente el día 5. Podríamos añadir a una prometedora y poco cumplidora compañera de Dolniya, Shamlaka (Pivotal), pero parece que esta irá al Opèra pues la distancia es imposible para ella.

  • Los “pintorescos” serían Spiritjim, caballo de hándicap venido a más, por muy Galileo que sea, Sijan’s Saga (Sagamix), que no corrió mal en el Vermeille, y Montviron (Le Havre).
  • Es necesario resaltar como se merece un hecho que considero mitad triste mitad injusto. Peslier, el mejor jockey del mundo para quien firma, lo que hay que proclamar en las horas bajas, no monta en el Arco 14. Si es cierto que está en tono medio en el año, ha hecho alguna monta de museo y a nadie confiaría yo mejor que a Peslier a CUALQUIERA de los aspirantes. Pero… sic transit gloria mundi. Ya se sabe. Y los años son las muescas del tiempo destructor, dicho sea con permiso de Shakesperare.

  • Solo queda por desear un Arco limpio, sin problemas y que corone, como hace casi siempre, a la mejor o al mejor. A divertirse tocan y que el dios equino reparta suerte.

    Sección de Resultados, pedigrees y videos de las PRUEBAS INTERNACIONALES del fin de semana












  •  
    Quienes Somos | Staff | Turfinyoursite